Etiquetado laser: una nueva forma de crear marca deja sus huellas en Europa

0
118

Jaime Sanfélix / Gerente y fundador de Laser Food

Si visita los pasillos de producto fresco de un supermercado ICA en Suecia o en una tienda de Marks & Spencer en el Reino Unido en un futuro cercano, podría sorprenderse por un pequeño y sutil cambio, en apariencia, que está revolucionando la manera como se comercializa la fruta en Europa. El etiquetado laser de la fruta es rentable, cuida el medioambiente, y ayuda a reducir la huella de carbono tanto para los supermercados como para el productor. Además,  resuelve un problema de larga data, ¿cómo saber de dónde viene el producto o cómo detectar si es de buena calidad?

El etiquetado laser ofrece una forma segura e indeleble que consiste en añadir una marca o el origen del producto sobre la piel de la fruta sin dañar su contenido.  Tal vez lo más importante sería destacar la eliminación, de una forma eficaz, del derrochador y costoso etiquetado sobre papel así como de los envases de plástico, permitiendo a las cadenas de supermercados y a los productores ahorrar en el uso de material de envasado además de cuidar al medio ambiente.

Solución innovadora

Empecé Laser Food – la compañía detrás del sistema de etiquetado laser utilizado en toda Europa- a finales de 2006 después de trabajar muchos años en el sector agroalimentario, cuando me di cuenta de las dificultades que suponía presentar la fruta no etiquetada o etiquetada de forma incorrecta en los supermercados.

A pesar de vivir en una época en la cual vemos una amplia variedad de “tentempié” o “snacking” envasado o pre-envasado, la mayoría de la fruta y verdura sigue siendo comercializada suelta en cajas, sean naranjas, melones o manzanas. Mientras que el etiquetado de cajas informa sobre el origen del producto, muy a menudo, hay pocas garantías de acierto. De hecho, el consumidor puede llegar a comprar un producto cuyo origen es diferente al anunciado y además de calidad diferente hasta muchas veces inferior. Este es un problema que he visto muchas veces en España, en mi país.

He llegado a la conclusión que la única manera de superar este problema es añadiendo una especie de marcaje indeleble en la superficie de la fruta, sin tener que dañar el contenido de la misma. Con esta idea en mente, hacia finales de 2006, me acerqué a investigadores de la Universidad de Valencia para encontrar una solución a este problema. Durante los tres años siguientes, con mis propios fondos, estudiamos la eficacia de los diferentes sistemas posibles. Y el etiquetado por láser resultó ser, de lejos, el más prometedor.

Avance reglamentario

Los últimos años supusieron un cambio sustancial para el desarrollo de Laser Food, al recibir por parte de la Unión Europea una ayuda financiera, en 2010, para el proyecto llamado la máquina de “Marca Láser”. Mientras empezamos a promover el sistema, un mayor desafío persistía: asegurar la aprobación de la reglamentación por parte de la Unión Europea sobre el líquido de contraste una vez que aplicado el laser sobre el producto fresco; fase clave para destacar la marca.  Si la obtención de fondos de inversión en 2010 fue un gran paso para Laser Food, obtener la aprobación reglamentaria en junio de 2013 representó un avance significativo.

Estas correcciones en la legislación europea implicaron que los materiales utilizados para el etiquetado de frutas – incluyendo óxidos de hierro e hidróxidos- podían ser utilizados en superficies de la fruta recurriendo a la despigmentación, fundamentalmente sin dañar el producto fresco de ninguna manera. Al poder incluir nombres de marcas directamente sobre la fruta, el cambio legal permitió a las cadenas de supermercado ofrecer una mejor trazabilidad de los productos a través de códigos QR, garantizando un ahorro notable en el desperdicio de etiquetados sobre papel. Sobre la base de este logro, Laser Food recibió la certificación para aplicar dicha tecnología en las frutas y verduras biológicas.

Un avance importante para Laser Food fue la firma de un acuerdo de marketing con JBT Corporation en noviembre de 2014. JBT, especialista multinacional líder en el sector alimentario con una presencia en 25 países, garantiza el acceso a JBT a nuevos mercados y otorga un alcance mundial sin precedentes. El acuerdo con JBT supuso el lanzamiento del sistema de etiquetado de Laser Food a nivel mundial, disponible y al alcance financiero de productores frutícolas desde Sudamérica hasta el extremo Oriente. Laser Food beneficia también de la red de desarrollo e investigación, suministro, producción de JBT además de su red de ventas y de servicios a nivel mundial.

Demanda generada por el consumidor

El último caso de éxito para Laser Food fue en 2016, con el minorista sueco de alimentos ICA que se acercó a nosotros para saber más sobre la tecnología de etiquetado laser. Alcanzamos un acuerdo con ICA y uno de sus proveedores – Nature & More, especialista holandés en productos frescos orgánicos- para probar el etiquetado laser en aguacates Bio y en boniatos presentes en sus tiendas. La prueba resultó ser un éxito y desde entonces, Laser Food ha estado trabajando continuamente con ICA y Nature & More, a través del etiquetado laser de los productos frescos no sólo abastecidos en Suecia sino además en otras tiendas situadas en Alemania, Países Bajos y Bélgica. Supermercados de otros países han mostrado también interés en el sistema, mientras que ICA pretende ampliar el sistema de etiquetado laser hacia otro tipo de frutas y verduras.

¿Qué está pasando? La respuesta es simple. La reacción del consumidor ante esta técnica de etiquetado ha sido increíblemente positiva. La creciente toma de conciencia hacia temas medioambientales ha tenido un papel clave. Gracias a nuestra tecnología, ICA considera que ahorrará el equivalente a 200 km. de plástico de 30 cm. de ancho durante un periodo de 12 meses, que se hubiera utilizado en el etiquetado de estos mismos productos.

El etiquetado por láser presenta una alternativa real y demostrada para el envasado de plástico y el etiquetado sobre papel y está siendo cada vez más aceptado por los consumidores sensibilizados con el medio ambiente.

Animado por la exitosa prueba con ICA, Marks & Spencer se convirtió, en el Reino Unido, en la siguiente cadena de supermercados en invertir en la tecnología de Laser Food en julio de este año, con aguacates que indicaban la fecha de caducidad así como el origen del producto. En este caso, la empresa calcula que, sustituyendo las etiquetas de papel tradicional, ahorrará un total de 10 toneladas de papel y cinco toneladas de pegamento al año.

Hasta ahora, los consumidores no tenían otra alternativa que aceptar la forma tradicional del envasado de productos frescos a pesar de una creciente conciencia en proteger el medio ambiente. El etiquetado laser de Laser Food representa una alternativa viable que beneficiará el medio ambiente, sin dañar el interior de la fruta, el periodo de conservación en los lineales de los supermercados, o el sabor de la fruta y verdura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here