Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) han reconocido que deben afrontar la gestión de riegos en la agricultura y han pedido este martes 5 mejorar las herramientas de esta gestión de riesgo en la futura Política Agrícola Común (PAC) en una reunión en la que España defendió su modelo, al que dota de 300 millones de euros de su presupuesto.

Aunque el escándalo de los huevos contaminados con fipronil se apareció finalmente en la agenda, la gestión de riesgos agrarios ha sido el tema central del Consejo informal de Agricultura celebrado el lunes y el martes en la capital de Estonia, un debate previo a la próxima reforma de la PAC.

“España esta muy por delante de otros Estados miembros. Somos los que tenemos más riesgos cubiertos y, con diferencia, España es el país que dedica mayor presupuesto a dar herramientas” a los agricultores y ganaderos para la gestión de riegos, destacó, en declaraciones a Efe, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

Los ministros consideran que la reserva de crisis debe revisarse y que su implementación debe ser más rápida y flexible

Argumentó que, si bien “la inmensa mayoría de países utiliza la PAC para hacer frente a la gestión de riegos, en el caso de España es una política adicional”.

El comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, coincidió con García Tejerina en que “España está muy avanzada en el uso de las herramientas existentes, que utilizan de una manera más eficiente que muchos Estados miembros”.

“No hay muchos más instrumentos que podamos utilizar para lidiar con desastres como la sequía”, dijo Hogan en la rueda de prensa posterior al Consejo y pidió a los Estados miembros “mejorar estas herramientas, haciéndolas más atractivas e incentivándolas”.

El titular de Desarrollo Rural de Estonia, que preside el Consejo este semestre, Tarmo Tamm, defendió que la PAC debe “ofrecer a los agricultores herramientas que mejoren su situación en tiempos de crisis e incrementen la competitividad de los agricultores en condiciones abiertas de mercado”.

Los ministros, entre ellos la española, consideran que la reserva de crisis debe revisarse y que su implementación debe ser más rápida y flexible.

También creen que las medidas de gestión de crisis deben tener en cuenta las especificidades de cada país y la necesidad de mantener las ayudas directas a los agricultores para garantizar la estabilidad de sus rentas.

“Las ayudas de la PAC representan en algunos casos hasta un 40% de las rentas agrarias, aunque haya sequía o volatilidad, y dan una estabilidad muy necesaria”, afirmó Tejerina, quien aseguró que España “defenderá el mantenimiento de las ayudas directas” como base para la estabilidad económica de los agricultores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here