El secretario técnico de La Unión Extremadura, Luis Cortés, ha asegurado que exigirán a las industrias transformadoras el aumento del precio del tomate a 84,40 euros por tonelada, así como también que se pague el tabaco Virginia y similares a 3 euros por kilo.

Esta subida de precios a los agricultores supondría un valor añadido de más de 24 millones de euros para el sector tabaquero, mientras que para el del tomate sería de 58,59 millones, según ha informado Cortés en rueda de prensa.

A su juicio, los precios a la baja que se dan desde hace años se deben a que cada agricultor y cooperativa “hace la guerra por su cuenta” y a que las empresas transformadoras de los productos tienen monopolio a la hora de comprar.

En este sentido, el secretario técnico de La Unión ha explicado que hoy se pondrán en contacto con las cooperativas de tomate de las Vegas del Guadiana y las asociaciones de productores de tabaco para convocarlos a una reunión, para plantear que se mantengan en los precios de referencia internacional.

En cuanto al tabaco, Compañía Española de Tabaco en Rama S.A. (Cetarsa) es la que compra el 90 por ciento de la producción a nivel estatal, según Cortés, una empresa que tiene “grandes beneficios” y que paga el tabaco a 75 céntimos por kilo más barato que en otros países, como Italia.

“Después lloramos cuando los agricultores, para mantener su rentabilidad, venden el tabaco de estraperlo porque es ilegal”

Por ello, reclamarán en la próxima negociación del contrato el aumento de 300 hectáreas, así como esa subida de los precios a 3 euros por kilo.

“Después lloramos cuando los agricultores, para mantener su rentabilidad, venden tabaco de estraperlo porque decimos que eso es ilegal”, ha criticado.

Para Cortés, con el precio que se les paga a los agricultores y cooperativas apenas se cubren los costes de producción, por lo que, de seguir así, se llevará el sector a la ruina.

Respecto al cultivo del tomate, casi el 50 por ciento de la producción se elabora en cooperativas que han hecho su industria transformadora, por lo que el portavoz de esta organización agraria no entiende el precio a la baja desde hace cinco campañas.

“Sube el abono, sube el gasoil, suben todos los productos y, en cambio, el precio del tomate cada año está más bajo”, ha advertido.

Así, el pasado año se vendió el tomate a 72 euros por tonelada, por lo que ha dicho que para 2017 habría que pagar no menos de 84,40 euros la tonelada, ya que al igual que el tabaco, apenas cubre los costes de producción.

Por otra parte, en respuesta a los medios, el secretario técnico de La Unión de Extremadura ha reiterado que las elecciones al campo “van a venir bien” y ha criticado que ASAJA Extremadura quiera impugnarlas.

“Vamos a respetar los datos porque si para este año el censo es de 14.000 personas, en las elecciones de 2002 era de 15.000, por tanto si es pucherazo ahora, también lo fue antes”, ha concluido.

Dejar respuesta