La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía FERAGUA ha trasladado al presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir su “más absoluto apoyo” a la actuación de este organismo de cuenca en relación con la aprobación de riegos extraordinarios para las 15.000 hectáreas de olivar de Jaén que no tienen consolidados sus derechos.

“Como su propio nombre indica, los riegos extraordinarios deben ser aprobados cuando las condiciones hidrológicas de la Cuenca lo permiten, y después de estudiarse y decidirse las condiciones de los ordinarios”, explica el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, que señala que el organismo de cuenca “no puede saltarse los procedimientos y el marco regulatorio, pues, si lo hiciera, además, sus dirigentes incurrían en graves responsabilidades”.

El presidente de la asociación líder del regadío andaluz pide a los olivareros jiennenses tranquilidad y sensatez “porque lo normal es que se aprueben los riegos extraordinarios, pero en su momento, pues no se puede pedir a la administración que haga lo que es ilegal”. En este sentido, recuerda que hay una Comisión de Desembalse ya convocada para dentro de dos semanas, concretamente para el 2 de abril, donde habrán de aprobarse las condiciones de los riegos ordinarios a la vista de la situación de la Cuenca, “y será a partir de este momento cuando proceda acometer el debate de los riegos extraordinarios teniendo en cuenta que sólo se pueden autorizar los que lo hayan pedido en los últimos años y cuenten con informe de planificación favorable, pero en ningún caso autorizar a riegos ilegales o con sentencias judiciales denegatorias de sus concesiones”.

Cepeda subraya que así se ha hecho además siempre hasta ahora y que en años pasados la aprobación de riegos extraordinarios ha llegado en mayo-junio. “Con niveles de agua embalsada similares a los actuales, los últimos años a partir de mayo se aprobaron estos riegos y Feragua votó además a favor, como lo ha venido haciendo todos estos años atrás, pero lo que no podemos alentar ni promover es que se incumpla la ley y se pisoteen los derechos adquiridos a las bravas y por la vía de los hechos, como parecen estar promoviendo otras organizaciones sectoriales”, ha señalado.

Para FERAGUA las asociaciones de regantes no están para defender diferencias de unos regantes frente a otros ni criticar a la administración por cumplir la legalidad vigente sino para los intereses de sus asociados. “Aquí ya nos conocemos todos y esperamos y estamos convencidos de que la administración no entrará al juego de quien le pide que haga lo que no puede hacer”, ha finalizado Cepeda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here