El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo ha mostrado el reconocimiento del Gobierno regional a los consejos rectores de las cooperativas ‘El Progreso’, de Villarrubia de los Ojos, y ‘Los Pozos’, de Daimiel, “por la valentía ante la decisión tomada”, para llevar a cabo la integración comercial que “va a beneficiar al conjunto de los agricultores que son socios y, por tanto, empresarios, dueños de las cooperativas que hoy protagonizan esta alianza” de fusión.

El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha explicado que la Consejería lleva “mucho tiempo trabajando con ellos” y ha destacado que hayan sido “los primeros de tamaño grande en dar el paso”. A su juicio, “la fusión comercial cooperativa es el camino para que nuestras cooperativas ganen músculo en la negociación de los mercados y puedan generar más renta a los agricultores”.

La firma ante notario la han suscrito Cesáreo Cabrera, presidente de ‘El Progreso’, y José Joaquín Moreno-Chocano, presidente de ‘Los Pozos’, actuando como testigos el propio consejero, Francisco Martínez Arroyo, en nombre del Gobierno regional y la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo; junto al presidente de Cooperativas Agroalimentarias de España, Ángel Villafranca y el presidente de Globalcaja, Carlos de la Sierra, entre otros.

Asimismo, el consejero espera que esta fusión comercial cooperativa sea un revulsivo para la región y sirva de ejemplo “la consolidación definitiva de nuestras cooperativas en el mercado del vino que contribuyen a la imagen internacional de Castilla-La Mancha”. Martínez Arroyo ha aclarado que necesitamos empresas más grandes de las que tenemos; “pero no más grandes en kilos de uva -que las tenemos- sino más grandes en facturación, en millones de euros”. De esa manera, “seremos capaces de condicionar los mercados internacionales que es el principal objetivo en el que estamos inmersos, en una apuesta por la calidad que acabará repercutiendo en los viticultores”.

Esta integración comercial de cooperativas, que nace con el ánimo de aumentar la rentabilidad de sus vinos y poder competir mejor en el mercado internacional, será la primera ‘Agrupación de Productores’ que se beneficiará de las ayudas para la comercialización en común. VIDASOL se convierte así en el primer proyecto empresarial  de esta nueva etapa de programación, del que Martínez Arroyo espera que crezca todavía más, sobre todo, para que  pueda tener primacía en el acceso a ayudas que convoca la Junta de Comunidades y que prioriza la integración comercial, a través de FOCAL. Precisamente, la inminente nueva convocatoria de FOCAL está dotada con 70 millones de euros y prevé movilizar más de 500 millones de euros de capital privado, de la industria agroalimentaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here