Los agricultores afectados por la falta de agua para sus tierras en el Bajo Duero en Valladolid se movilizarán hasta Almazán (Soria) para reclamar la cesión de agua desde esta zona, si no se firma un acuerdo en este sentido antes de este jueves 17. En concreto se tratan de casi 5.000 hectáreas de zanahorias, cebolla, remolacha fresa, maíz y patata porque los regantes del Alto Duero han decido no ceder el agua que les sobra de sus regadíos.

Así lo ha anunciado a los periodistas el presidente de la Comunidad de regantes de Tordesillas (Valladolid) y portavoz de los regantes del Bajo Duero, Miguel Ángel Peláez, tras una concentración de decenas de agricultores ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero en Valladolid.

La Confederación se lava las manos y deja que sean los propios regantes del Alto y Bajo Duero los que negocien

Peláez ha efectuado estas manifestaciones tras la reunión que ha mantenido este miércoles con el comisario de aguas de la CHD, Ángel González Santos, quien según ha dicho le ha comunicado que el pantano de Aguilar no tiene agua suficiente para el uso de riego y por tanto tienen que acordar con los regantes del Alto Duero la cesión.

“Almazán tiene la llave”, ha sentenciado el presidente de la Comunidad de Tordesillas, que representa a las comunidades de regantes vallisoletanas de Tordesillas, Pollos, Geria y Castronuño.

El portavoz ha precisado que los regantes del Bajo Duero necesitan entre dos y tres hectómetros cúbicos de agua para finalizar el riego de los cultivos y salvar algo de la cosecha, y ha valorado que aún se pueden preservar todos los cultivos, en algunos casos al menos entre un cincuenta y un setenta por ciento, aunque los porcentajes descienden cada día que pasa sin regar.

La Confederación les exige utilizar el agua que otros agricultores no hayan utilizado, y llegar a un acuerdo entre las dos comunidades de regantes para poder disponer de agua, pues la CHD no puede hacer uso del agua del embalse de Cuerda del Pozo (Soria).

Peláez ha asegurado que cuenta con el apoyo del presidente de la comunidad de regantes de Almazán y espera poder llegar a un acuerdo entre hoy y mañana para presentarlo a la CHD y comenzar a regar lo antes posible.

El presidente de la Comunidad de Tordesillas también ha especificado que, según sus informaciones, la Comunidad de Guma, en Burgos, cuenta con un sobrante de un tercio de la concesión prevista para el riego de los cultivos en esa zona del Alto Duero.

Además, Peláez ha opinado que el responsable de que no haya un acuerdo es el secretario de la Comunidad de regantes de Almazán, Francisco Pardillo, al que ha acusado de poner a los presidentes del Alto Duero en contra de la cesión de agua.

También ha detallado que la CHD les ha dado las vías para llegar a un acuerdo entre comunidades y finalizar con el problema que está produciendo la sequía este año.

UCCL culpa a la Adminisrración: “La CHD y el Ministerio son unos incompetentes si no solucionan de forma inmediata el problema”

Por su parte, desde la UCCL de Valladolid se asegura que no puede entender que sobrando agua en la parte alta del Duero se dejen secar los cultivos del Bajo Duero y pone el acento en la Confederación Hidrográfica del Duero, a través del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, que ” está permitiendo que 5.000 hectáreas de cultivos de la provincia de Valladolid se pierdan, por no saber gestionar de forma adecuada los recursos de agua que proporciona el rio Duero”

La Unión de Campesinos de Valladolid, UCCL considera que no tiene sentido que los regantes de cuatro comunidades del Bajo Duero, de las que forma parte Tordesillas, Pollos, Castronuño y Simancas-Geria-Villamarciel, se queden sin poder regar casi 5.000 hectáreas de zanahorias, cebolla, remolacha fresa, maíz y patata porque los regantes del Alto Duero hayan decido no ceder el agua que les sobra de sus regadíos.

Esta organización agraria considera que no tiene sentido que sobrando tres hectómetros cúbicos de agua asignada a los regantes del Alto Duero que no van a utilizar, se permita desde la Confederación Hidrográfica del Duero y desde el Ministerio de Medio Ambiente, que se den “al traste” con los cultivos sembrados que es el sustento de muchas familias de Valladolid y de la que depende parte de la economía de la zona.

“Es la Administración quien tiene que tomar la decisión, ya que son ellos los responsables de la gestión del agua y no pueden pasar de perfil ante un problema que van a suponer unas pérdidas de 20 millones euros”.  Según la organización “la CHD y el Ministerio son unos incompetentes si no solucionan de forma inmediata el problema”.

Los cultivos de regadío de Valladolid no pueden esperar a que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente vuelva de vacaciones, porque estarán secos los cultivos, la decisión deben tomarla cuanto antes, “no tiene sentido que sobrando tres hectómetros cúbicos en la cabecera del rio Duero se dejen secar 5.000 hectáreas del bajo Duero porque nadie se atreva a tomar la decisión” apuntan desde UCCL.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here