Un informe realizado por el Comité Económico y Social Europeo (CESE) estima que se necesitarían al año unos 10.000 millones de euros en la Red Natura 2000 para compensar a los propietarios por sus pérdidas o pagar los servicios especiales prestados para conservar los espacios y que sólo se satisface un 20% de esa financiación, a la vez que da la voz de alarma sobre el retraso en la consecución de los objetivos que la UE se marcó en 1998, un análisis con el que La Unión de Uniones coincide con esta institución y respalda que la Red debería contar con un presupuesto específico.

Unión de Uniones se muestra de acuerdo con el CESE en que la mera derivación de fondos agrarios para cubrir el espacio medioambiental “es motivo de este retraso y denota una clara falta de voluntad política por parte de la Comisión y los Estados miembros para acometer realmente los objetivos de conservación”.

Unión de Uniones pide un presupuesto propio y que no se detraiga de las políticas agrarias y de desarrollo rural

El CESE recalca la importancia que la Red Natura 2000 tiene para la persistencia y recuperación de la biodiversidad en la Unión Europea. Transcurridos 20 años desde su creación, finalmente en 2017 casi todos los espacios protegidos por la Red están designados, pero el Comité señala que la mitad de ellos, a nivel de la UE, no disponen de planes de gestión.

Asimismo, apunta a una falta de financiación propia para la Red Natura este retraso, ya que al tener que derivar fondos de las políticas agrarias y de desarrollo rural, las medidas en favor de la biodiversidad entran en conflicto con otros proyectos.

En este sentido, el organismo estima que se necesitarían al año unos 10.000 millones de euros para compensar a los propietarios por sus pérdidas o pagar los servicios especiales prestados para conservar los espacios y que sólo se satisface un 20% de esa financiación.

Unión de Uniones considera acertada esta apreciación recordando que en los programas de desarrollo rural de España “se han producido tensiones entre las asignaciones financieras de las diferentes medidas de manera que el paquete agroambiental, en el que podrían incardinarse las ayudas a la Red Natura 2000 entre otras varias, representa un 10,3% de los fondos, aunque a nivel de la UE la media sea del 16,8%”.

Por eso, ahora que se empieza a perfilar cómo será la próxima Política Agrícola Común, avanzándose en varios ámbitos que el componente ambiental tendrá de una manera u otra mayor peso en la misma, Unión de Uniones se suma a la petición del Comité Económico y Social de que exista “un presupuesto propio para las políticas en favor de la biodiversidad y que éste, además, no se detraiga de las políticas agrarias y de desarrollo rural, tal y como se ha venido haciendo en el pasado, si existe verdaderamente voluntad por parte de los gobiernos de alcanzar los objetivos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here