JARC se ha mostrado satisfecha por la estrategia aplicada en las tramitaciones de las ayudas de la PAC. Y es que, hay que recordar que la conocida como “convergencia interna” abría en 2015 muchas dudas sobre cuál era el camino para poder amortiguar el recorte de estas subvenciones europeas en las as granjas de terneros de engorde. Su apuestapor los cultivos permanentesen lugar de los pastos ha permitido que sus asociados hayan ganado 8.500 euros de media.

Esta “convergencia interna” quería equilibrar las ayudas entre los que más cobran y los que menos en escenarios diferentes: pastos, cultivos permanentes y tierra campo en regadío y en secano. Muchos ganaderos, asesorados por otras entidades, fueron apostado por los pastos, que era el modelo que había predominado en los últimos años.

Pero JARC vio que esta vía no sería tan beneficiosa como el otro bloque, el de los cultivos, que es el que incluye cultivos permanentes y tierra de campo en regadío y secano. De hecho, esta su apuesta supondrá para los productores de las granjas de terneros de engorde una entrada económica media de 8.500 euros más durante el periodo 2015-2020 respeto los que optaron por pastos.

Joan Carles Massot, responsable sectorial del vacuno de carne de JARC, ha explicado que su organización agraria se volcó al estudiar los diferentes escenarios, de los cuales había pocos datos a analizar, cosa que supuso que tuvieran que hacer ellos mismos un vaciado de cifras y una lectura del que podía llegar a suponer este cambio de paradigma.

Consecuencias negativas para el sector ganadero catalán por la caída de la moneda turca

Massot ha asegurado que la amplia experiencia de los servicios técnicos de JARC y el hecho de gestionar el mayor número de reses de Cataluña han sido los elementos principales que han permitido a sus asociados evitar un mayor recorte de las ayudas de la PAC en las granjas de terneros de engorde.

Durante la jornada de la ternera, que la organización agraria ha celebrado este viernes 30 en Lleida, Massot se ha mostrado preocupado ante más de un centenar de asistentes por las exportaciones hacia Turquía. La cabeza sectorial ha explicado que la bajada de la moneda turca a mediados de agosto ha frenado de golpe el flujo hacia este país. Turquía, había sido últimamente un mercado de destino importante, situándose al frente el año pasado, representando una tercera parte de los ingresos económicos por exportación del sector vacuno catalán con un valor de 27 M€.

Para entender la reducción de animales exportados, es bueno mirar la comparativa de meses de este año y el año pasado, justo después de la bajada de la moneda turca. El septiembre del 2017 se exportaron en este país 8.700 animales vivos, mientras que en el mismo mes de este año la cifra se ha reducido a poco más de la mitad con unos 4.500 cabezass. Esto, ha hecho incrementar sensiblemente los kilos de carne comercializada al mercado interior y, en consecuencia, se ha producido una rebaja de las cotizaciones.

A pesar de que hay muchas categorías de ternera con los respectivos precios diferenciados, una buena referencia para ejemplificar esta situación es la de un macho cruzado de 500 kg, que a principios de año se situaba casi a los 1.400 euros por animal y en la actualidad se vende a 1.300 euros.

Durante la jornada, que tenía como objetivo establecer las perspectivas de futuro del sector de vacuno de carne, también se ha tratado otro aspecto capital: el impacto de la nueva PAC en este colectivo ganadero. El secretario técnico de JARC, Jordi Vidal, ha explicado que la organización está trabajando porque no se reduzca el apoyo europeo como consecuencia del nuevo cambio de modelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here