Las alrededor de 600 ovejas de raza segureña que forman el rebaño de Francisco Plaza pastan desde este lunes 30 y por segundo año consecutivo en la zona de olivares centenarios de la Dehesa del Generalife, una apuesta del Patronato de la Alhambra por recuperar el pastoreo y proteger el paisaje del paso del tiempo.

Francisco Plaza dirige con experiencia el rebaño de ovejas de raza segureña con cruce de murciana que desde hoy se alimentan del pasto de la Dehesa del Generalife, una costumbre que la Alhambra recuperó el año pasado tras ocho décadas sin ver transitar ganado por la zona.

El rebaño se ha situado en la parte más alta del Cerro del Sol, por encima de las Huertas medievales del Generalife, los Alijares y la Silla del Moro, en un paraje cercano a los restos arqueológicos del palacio de Dar al-Arusa, y ahí permanecerá durante un mes y medio pastando en una superficie de unas 50 hectáreas.

La Alhambra también tiene previsto volver a utilizar animales de carga como los mulos para trabajos como labrar tierras

La delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, y el director de la Alhambra, Reynaldo Fernández, entre otros, han presentado la segunda edición de una experiencia piloto protagonizada por Plaza, que ha recorrido los siete kilómetros que separan El Fargue de la Dehesa del Generalife por una histórica vía pecuaria deslindada para reivindicar estos pasos ganaderos.

García ha incidido en la necesidad de recuperar usos, costumbres y oficios que se están perdiendo y olvidando y ha destacado la albor fundamental de prevención de incendios del ganado, que se come las hierbas y evita realizar labores de desbroce preventivo.

Plaza representa a la tercera generación de pastores y espera que su hijo de diez años siga sus pasos, aunque insiste en que como “con cualquier profesión, hay que tener vocación y pasión”.

En un futuro, el Patronato de la Alhambra también tiene previsto volver a utilizar animales de carga como los mulos para determinados trabajos como labrar tierras, transportar materiales de construcción en sitios no transitados por vehículos y la saca de material vegetal en zonas sin acceso a maquinaria.

El pastor, que el año pasado reconoció que no conocía “mucho” la Alhambra, ha explicado este año que ya sí ha recorrido el monumento más visitado del país, del que ha destacado su grandeza, lo cuidada que está y su decoraciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here