“La agricultura es un ámbito de innovación y el medio rural tiene que empezar a ser consciente de ello. La parte tecnológica no es la más complicada, sino la de la innovación social o institucional, es decir, las relaciones con la administración”, ha dicho el consejero de Agricultura de Aragón, Joaquín Olona, durante la inauguración de la jornada técnica de la II Feria de la Fruta del Valle del Manubles, en Torrijo de la Cañada.

“La sociedad siempre se adelanta a las Administraciones y en este caso, lo único que hemos hecho ha sido poner una semilla”, ha explicado Olona, refiriéndose al proyecto “Fruta del Manubles: Calidad y Tradición”. Una iniciativa de todo el valle que se enmarca dentro del Programa de Desarrollo Rural de Aragón 2014-2020 y financiado por el Gobierno de Aragón y el programa Europa Invierte en Zonas Rurales del FEADER.

El proyecto tiene tres objetivos básicos:

  • La recuperación de variedades autóctonas y la puesta en valor de productos tradicionales del Valle del Manubles
  • La revalorización y mejora de la comercialización de la producción comercial del Valle del Manubles atendiendo a la diferenciación de su calidad
  • La elaboración de un proyecto piloto de recuperación de la fabricación artesanal de anís de guindas
  • El consejero ha felicitado a todos los vecinos de la zona por el éxito de su proyecto, que apuesta por el sector frutícola como método contra la despoblación. En este sentido, Olona les ha pedido que “sigan siendo ejemplo para que se extiendan este tipo de iniciativas por Aragón, porque esta es una de las claves del futuro de la agricultura y de la lucha contra la despoblación”.

Durante la inauguración de la jornada técnica, Olona ha estado acompañado por el alcalde del municipio, Domingo Pacheco; el presidente de la Comarca Comunidad de Calatayud, Ramón Duce; el presidente de la asociación ¿Por qué no en Torrijo?, Juan Antonio Royo; y el Secretario Provincial de UAGA-COAG, Francisco Ponce.

Olona ha participado también en la entrega del Camisón de Honor, que cada año reconoce a una persona del valle que haya dedicado su vida y trabajo a la fruta. Este año, José María Velilla Lázaro ha sido el galardonado. Además, el programa Tempero de Aragón TV también ha sido distinguido con el premio honorífico por su labor de difusión. Tras la entrega, el programa de actividades ha continuado con la mesa redonda sobre la “Recuperación de variedades y razas, una cuestión con mucho futuro”.

Una apuesta por la sostenibilidad de los municipios y su producción agraria

La feria de Torrijo de la Cañada es una apuesta del territorio por la sostenibilidad de sus municipios y su producción agraria y se enmarca dentro del proyecto “Fruta del Manubles: Calidad y Tradición”.

Los pueblos del Valle del Manubles han apostado por el sector frutícola como motor económico, impulsando la producción de frutas de media montaña, de calidad y de sabor único. Esta excelencia en el sabor de la fruta se debe a la escarpada orografía del territorio, su clima, altitud y la pureza de las aguas del Manubles.

Desde hace décadas, esta ha sido una zona productora de fruta de alta calidad, muy valorada en los mercados locales y en otras comunidades autónomas. Factores exclusivos como la escarpada orografía del territorio, su clima, altitud y la pureza de las aguas del Manubles se encargaron de otorgar esa excelencia. Sin embargo, como otros muchos pueblos de su entorno, los municipios del Valle del Manubles se encuentran afectados por el mal de la despoblación y sus secuelas más evidentes: la pérdida de explotaciones agrícolas y la consecuente disminución de producción.

Una exposición de trajes antiguos, microteatro en las bodegas, talleres, demostraciones de la tradicional recolección de fruta con camisón y el lavado de ropa en el lavadero, visitas guiadas al cerro de las bodegas y a la Iglesia de Santa María del Hortal y San Juan o ponencias a cargo de ponente expertos en despoblación han sido algunas de las actividades de la feria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here