Azucarera y las organizaciones agrarias han acordado la fecha de inicio de la campaña remolachera en la zona norte tras analizar el estado de madurez de la raíz y las condiciones climatológicas. La recepción se iniciará el 23 de octubre en la fábrica de Miranda de Ebro y de Toro y posteriormente en la fábrica de La Bañeza.

Atendiendo al adecuado periodo vegetativo en que se encuentra la raíz, la compañía ha realizado una estimación de aforo de aproximadamente 1.500.000 toneladas para la campaña remolachera, una cantidad inferior a la del pasado año pero que podrá ser mayor siempre que el contexto climatológico del otoño y el invierno sea favorable.

Se ha pospuesto el inicio de la campaña por las lluvias para asegurar una correcta duración del ciclo y maximizar la producción de la remolacha

Además, los cultivos se someten a monitorización constante por parte de los equipos técnicos de las distintas fábricas para proporcionar recomendaciones agronómicas para un correcto manejo del riego, así como para asegurar un control de las enfermedades foliares, en especial en las zonas con alta incidencia.

A pesar de que este año las siembras se han producido de manera escalonada entre marzo y mayo, debido al exceso de precipitaciones durante la pasada primavera y a la recomendación agronómica de priorizar una correcta preparación del lecho de siembra, la remolacha ha evolucionado correctamente y las expectativas de rendimientos y calidad son razonablemente optimistas. En este sentido, las fábricas han tenido en cuenta este retraso, posponiendo el inicio de la campaña para asegurar así una correcta duración del ciclo y maximizar la producción de la remolacha.

No obstante, Azucarera comparte la preocupación de los agricultores ante el aumento de la incidencia de la cercospora. Ante este hecho, Azucarera muestra su compromiso mediante el asesoramiento de los equipos técnicos de las fábricas, así como el esfuerzo a nivel de investigación agronómica llevado a cabo por AIMCRA para desarrollar técnicas que permitan un mejor control de la enfermedad foliares.

Por otro lado, las lluvias durante el primer semestre del año han permitido garantizar la total disponibilidad de agua de riego. Asimismo, las buenas condiciones meteorológicas estivales, con temperaturas significativamente más bajas que en años anteriores, han propiciado una progresiva recuperación y rápido desarrollo de la campaña remolachera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here