La Comisión Europea (CE) ha abierto una investigación en profundidad para aclarar si el proyecto de compra del productor estadounidense de transgénicos Monsanto por la farmacéutica y química alemana Bayer distorsionará la competencia en el mercado europeo, informó este martes 22 el Ejecutivo comunitario.

En particular, Bruselas quiere aclarar si la operación puede reducir la competencia en sectores como los de los pesticidas, especialmente en el caso del glifosato, o las semillas.

La comisaria europea de Competencia. Margrethe Vestager, recordó en un comunicado que “las semillas y pesticidas son esenciales para los agricultores y, en definitiva, para los consumidores”.

Añadió que la CE debe garantizar una “competencia efectiva que permita a los agricultores tener acceso a productos innovadores de mejor calidad y a precios competitivos” y que a la vez se debe preservar un entorno en el que las empresas puedan innovar.

Monsanto fabrica el glifosato y Bayer el glufosinato de amonio, un herbicida no selectivo y una de las pocas alternativas al glifosato

El proyecto de compra supondrá la creación de la mayor empresa integrada del mundo en los sectores de los pesticidas y de las semillas.

Bruselas teme que el proyecto de adquisición reduzca la competencia en una serie de mercados, encarezca los precios, baje la calidad de los productos y disminuya la libertad para elegir y la innovación.

El Ejecutivo comunitario recordó que la fusión reagrupará a dos firmas rivales que tienen amplias carteras en ámbitos de herbicidas no selectivos, semillas, caracteres agronómicos y de agricultura numérica.

Además, indicó, la operación tendrá lugar en las ramas de actividad ya concentradas a nivel mundial, como demuestran recientes concentraciones entre Dow y Dupont y entre Syngenta y ChemChina.

El movimiento cívico global Avaaz opinó que “no hay mucho que investigar” porque “una empresa gigante que controle nuestra comida es una mala idea para los agricultores y los ciudadanos de todo el mundo” y aseguró que cerca de un millón de personas confían en que la CE rechace la fusión.

En particular, Bruselas teme el impacto sobre el sector de los pesticidas, ya que mientras Monsanto fabrica el glifosato, el herbicida no selectivo más vendido en Europa, Bayer produce glufosinato de amonio, que también es un herbicida no selectivo y una de las pocas alternativas al glifosato.

La CE cree que estas dos empresas están entre las pocas sociedades rivales en ese ámbito capaces de descubrir nuevos ingredientes activos y desarrollar nuevas formulaciones. En cuanto a las semillas, las investigaciones iniciales de la CE han demostrado que las dos partes tienen altas cuotas de mercado combinadas.

Otro de los ámbitos preocupantes para Bruselas son los caracteres agronómicos, que son las características de una planta, como la altura, la tolerancia a los herbicidas o su resistencia a los insectos o las enfermedades, que se pueden elaborar en un laboratorio y ser introducidas en ciertas variedades.

Bruselas indicó que Monsanto ocupa una posición dominante en distintos mercados de caracteres agronómicos y que Bayer es uno de los pocos competidores en algunos de esos mercados.

La CE tiene a partir de ahora 90 días, hasta el 8 de enero próximo, para detener la decisión sobre la compra. El pasado 31 de julio Monsanto y Bayer presentaron sus compromisos para responder a las preocupaciones de la CE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here