El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Antonio Ramón Guinea, ha alertado este martes 10 de la situación de los embalses de la cuenca por la sequía, que causará restricciones en el regadío de otoño, y ha pedido “prudencia” en el consumo de agua.

“Las precipitaciones que llegan a los embalses son bajas en términos absolutos”, ha indicado Guinea en una rueda de prensa en Córdoba, lo que “sitúa en una situación de alerta a la cuenca del Guadalquivir”.

Se asume ya que la cuenca se acerca a la situación de alerta por sequía y que hay zonas de emergencia

Como consecuencia de eso, la cuenca se acerca a la situación de alerta porque los niveles que se prevén son de sequía y en algunas pequeñas zonas, de emergencia.

De hecho, este verano, en el río Guadalgullón de Jaén, en la zona sevillana de Torre del Águila y en el sistema Plomeria Cubilla de Granada no se ha podido realizar la campaña de riego con normalidad.

La falta de precipitaciones de los últimos años ha repercutido en el sistema de regulación general, que ha visto reducido los niveles de agua de los embalses de la cuenca, y, si la situación no cambia, el desembalse de la próxima campaña se reducirá a la mitad de lo habitual, de unos 1.200 millones de metros cúbicos, según Guinea.

Esta situación se abordará el próximo 30 de octubre en la comisión específica sobre el nivel de agua embalsada, donde se adoptarán las medidas de restricciones en el regadío necesarias para garantizar el abastecimiento de a los cultivos.

Por el momento, aún no se ha podido aprobar el complemento para riego que se preveía el 15 de octubre en las zonas que no habían consumido sus dotaciones completas.

A pesar de que Guinea ha indicado que el consumo doméstico no peligra de momento, ha pedido “prudencia” y el uso razonable del agua tanto a ciudadanos como a instituciones “extremando las medidas de ahorro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here