La Unió de Llauradors califica la actual campaña de aceite de oliva en la Comunitat Valenciana como “muy desastrosa”, debido a un descenso en la cosecha de aceituna del 43 % (-70% Castellón, -40% Valencia y -20% en Alicante) y un descenso en los precios del 24% en relación a la pasada campaña.

Según ha informado esta asociación agraria en un comunicado, se podrían haber recolectado alrededor de 20.000 toneladas de aceituna, si bien los rendimientos han sido hasta un 25 % inferiores a los de la campaña anterior.

En las comarcas de Castellón se esperan recolectar unas 3.700 toneladas, lo que supone un descenso de la producción de casi el 70 %, y a la baja cosecha prevista hay que sumar los efectos negativos de la lluvia y el viento que echó a perder aún más producción.

En la provincia de Valencia, de media, hay una disminución respecto a la campaña pasada del 40 % en la cosecha de aceituna, estimándose en una producción de 6.287 toneladas, aunque hay alguna diferencia entre las comarcas de más al norte o las situadas más al sur.

En la provincia de Alicante es donde más se observan estas diferencias, de modo que en la totalidad se ha estimado una producción media de 10.320 toneladas, lo que supone una reducción del 20 %.

Esta producción ha sido desigual según comarcas, así por ejemplo en l’Alcoià o en el Comtat, la reducción es del 30 %, mientras que en el Vinalopó tienen una producción similar a la anterior.

Por lo que respecta a los precios, la Unió ha denunciado que el kilo de oliva virgen italiano se paga un 22 % más caro que el nuestro, cuando allí también se ha registrado un descenso de cosecha superior al 38 %.

“Si los datos de las cotizaciones los trasladamos a la renta -al dinero que ingresarán los productores valencianos de aceite-, veremos como los ingresos serán un 40 % inferiores a la campaña pasada, pasando de más de 35 millones facturados a sólo 20”, han informado las mismas fuentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here