Pedro Gallardo, presidente de la Sectorial de Cultivos Herbáceos de Asaja-Nacional y vicepresidente del mismo ramo en el COPA-COGECA, ha conseguido datos de última hora de trigo duro. En concreto, los publicados por el Servicio de Estadística del Gobierno de Canadá sobre la previsión de cosecha de trigo duro 2018. Información en la que se puede vislumbrar que la cosecha de este país será inferior a la esperada.

La información de Canadá resulta del todo importante porque supone más del 25% de la producción mundial de trigo duro, cifra que incide en el mercado mundial y, por tanto, repercute en los productores europeos y debería afectar a los precios en España, algo que no se está notando de momento.

Según la información recabada, el Servicio de Estadística del Gobierno de Canadá espera 5.033.700 de toneladas de trigo duro, lo que supone un 1.4% más sobre la cosecha de 2017, que alcanzó 4.962.200 toneladas. Sin embargo esta cifra supone un 35% menos que los 7.761.800 de toneladas de 2016.

Respecto a la superficie, el Servicio de Estadística de Canadá apunta un incremento del 18% sobre la superficie 2017.

Por último, el rendimiento esperado es de 2.055 kg/ha, muy lejos de los 2.400 kg/ha de 2017 o de los 3.300 kg/ha de 2016. En resumen, la previsión aportada por Canadá para la cosecha 2018 de trigo duro se prevé inferior a la esperada.

cabe recordar que el sector cerealista español de trigo duro lleva ya tiempo dando la voz de alarma. Los bajos precios, que hacen inviable su cultivo, están provocando que los agricultores dejen de sembrar y apuesten por otros cultivos, como los proteicos o el trigo blando. Los datos son claros. Actualmente los costes de cada hectárea de trigo duro se sitúa en unos 650 euros, mientras que los pagos por tonelada apenas superan en el mejor de los casos los 200 euros, mientras que para ser rentable harían falta unos pagos sobre los 420-450 euros por tonelada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here