La cosecha del cereal de invierno superará los siete millones de toneladas en Castilla y León, la segunda mejor de los últimos cinco años y dos veces y media más que la del 2017, con un volumen de negocio estimado de 1.200 millones, según ha detallado este martes 24  la consejera de Agricultura, Milagros Marcos.

Esta “buena cosecha del cereal de 2018 superará la cosecha media en más de un millón de toneladas”, según los datos aportados por la consejera, con un volumen en cifra de negocios estimado en unos 1.200 millones, dos veces y media más que la cosecha del 2017.

La cosecha se ha desarrollado en condiciones meteorológicas variables, con una severa sequía en la primera fase y lluvias abundantes al final del ciclo que han supuesto un retraso en los trabajos de recolección de tres semanas.

Estas condiciones han propiciado un buen desarrollo de las fases finales del cultivo que, con carácter general, presenta un buen estado sanitario y solamente cabe destacar las incidencias meteorológicas de tormentas con granizo en junio y julio en algunas zonas, de forma muy localizada, muy especialmente en las provincias de León, Palencia y Burgos.

La consejera asegura que “estamos en una buena posición como para poder negociar precio y si lo hacemos de forma conjunta siempre será mejor”

La extensión global afectada en diferentes intensidades en el conjunto de la Comunidad Autónoma se estima en torno a un 10 % de acuerdo a la información facilitada por Agroseguros.

“Nosotros tenemos cereal, Centroeuropa no lo tiene, es la situación inversa del año pasado y estamos en una buena posición como para poder negociar precio y si lo hacemos de forma conjunta siempre será mejor”, ha explicado Marcos en declaraciones a los periodistas.

La consejera, que se ha ido hasta una zona cerealista de Valladolid, en Piñel del Campo, para presentar los datos, ha sostenido que si se es “capaz de almacenar y no vender cuando el precio esté bajo y venderlo cuando el precio suba” y hacerlo de forma conjunta, los beneficios serán mayores.

Esta cosecha del cereal afectará de una manera importante a la producción en España, que se estima en esta campaña en unos 18 millones de toneladas, representando Castilla y León en torno al 40 %, según los datos facilitados por la Consejería.

En cuanto a la cosecha propiamente dicha, las labores de recolección están más avanzadas en las provincias de Ávila, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora, en las que ya se ha cosechado el 40 % de la superficie, en mayor medida la cebada que el trigo.

La superficie de cereales para grano en esta campaña es de 1,88 millones de hectáreas, lo que supone un 2,7 % más que la campaña pasada -1,83 millones de hectáreas-, con 872.000 hectáreas de trigo no. blando y una producción estimada de 3.511.000 toneladas, el 50 por ciento de los cereales de invierno.

En el conjunto de los cereales se presentan rendimientos medios de la Comunidad en torno a los 3.900 kilos por hectárea

En cuanto a la cebada, con 763.000 hectáreas, se sitúa en las 2.973.000 toneladas de producción; y la de avena alcanza 376.000 toneladas; el centeno, en torno a 266.000 toneladas; el triticale, 89.000 toneladas y el trigo duro, 21.000 toneladas.

En el conjunto de la cosecha del cereal se presentan rendimientos medios de la Comunidad en torno a los 3.900 kilos por hectárea; y dos provincias presentan cifras por encima de la media, Burgos (4.500 kg/ha) y Palencia (4.100 kg/ha); mientras que los menores rendimientos se encuentran en Ávila (2.700 kg/ha) y Segovia (3.200 kg/ha).

En León se esperan unos rendimientos de 3.825 kilos por hectárea; con 3.556 en Salamanca; 3.225 en Segovia; 3.692 en Soria; 3.833 en Valladolid y 3.688 en Zamora.

Por provincias, en Ávila se estima que habrá una cosecha de 281.088 toneladas (70.197 en 2017); en Burgos de 1.705.678 (871.844); en León 445.479 (184.317); en Palencia 1.222.806 (362.127); y en Salamanca 486.247 toneladas (151.574).

En Segovia la producción prevista es de 529.195 toneladas (195.186); en Soria de 773.519 (345.672); en Valladolid de 1.217.804 (344.044) y en Zamora de 575.175 (180.146), según los datos de la Consejería recogidos por Efe.

Comparando el rendimiento con el medio de los últimos cinco años, en la Comunidad se aprecia un incremento del 25 %; ha aumentado más de dos veces y media si se compara con el de la campaña pasada 2017, tan afectada por la sequía, que apenas llegó a 1.500 kg/ha.

Por cultivos, la media es de 400 kg/ha en trigo duro, 4.000 kg/ha en trigo blando. 3.900 kg/ha en cebada, 3.200 kg/ha en avena, 2.800 kg/ha en centeno y 3.300 kg/ha en triticale.

(Fotos: comunicacion.jcyl.es)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here