Cómo la crisis inmobiliaria benefició a la producción ecológica

0
175

Cristina Yuste / Efeagro

El estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 golpeó duramente al sector de la construcción y obligó a sus profesionales a reconducir su futuro con imaginación y perspectiva, que algunos vieron en el campo y en un sello que sonaba con fuerza, el de ‘producto ecológico’.

El efecto dominó de la crisis sobre muchos sectores de actividad se cebó con municipios como Villacañas, en Toledo, volcado casi en exclusiva a la fabricación de puertas y a cuya población la crisis inmobiliaria dejó en la ruina.

En tiempos de bonanza, el 70 por ciento de las puertas que se instalaban por todo el país salía de Villacañas, que se había convertido en uno de los pueblos más ricos de España y de los pocos que presumía de pleno empleo gracia a ña burbuja inmobiliaria.

de fabricar puertas a animar a los agricultores a producir en ecológico a cambio de asegurar la salida del producto

“Fue su espíritu emprendedor lo que ayudó a estos trabajadores a encajar bien el golpe”, ha asegurado a Efe Eduardo de Miguel, director de la Fundación Global Nature, testigo de esa transformación y responsable de despertar “el amor por la tierra” en gentes que habían vivido hasta ahora de espaldas al campo.

En el marco delFUNDACION GLOBAL NATURE proyecto Life Humedales de la Mancha, que desarrolla junto con la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla-La Mancha, Global Nature anima a los agricultores a producir en ecológico a cambio de asegurar la salida del producto.

Es la propia Fundación la que se hace cargo de la producción, de envasarla en Villacañas y venderla bajo su marca y hasta la fecha ha comercializado 65 toneladas de legumbre, “todo lo producido”, según ha relatado a Efe la coordinadora del proyecto, Amanda del Río.

La iniciativa ha calado de momento en 65 agricultores procedentes de la cooperativa de Villafranca (Toledo), que cultivan legumbre ecológica en más de cien hectáreas, cada una de las cuales produce unos 800 kilos.

la Fundación Global Nature se compromete a la venta de su producción a cambio de que se mantengan unas prácticas de sostenibilidad

Eduardo de Miguel ha señalado que la recuperación del cultivo de legumbre en rotación con el cereal ha beneficiado además a especies esteparias como la avutarda o el sisón, “dos joyas de estas tierras que a nada que se mantenga el territorio se ven muy favorecidas”.

“Intentamos introducir buenas prácticas agrarias”, por ejemplo en época de cría de la canastera, un ave muy amenazada que pone el nido en el suelo, “pedimos a los agricultores que no pasen con la maquinaria por encima”, ha explicado la coordinadora del proyecto.

Estos agricultores son compensados por la pérdida de renta que les pueda suponer evitar cosechar en esa zona; “a cambio les quitamos de encima la venta de su producto y se lo comercializamos tratando de que obtengan la mayor rentabilidad”.

inmobiliaria villacañas 1Alemania es uno de los principales receptores de esta legumbre, que distribuidores como Rapunzel o Denree ponen en el mercado como producto ecológico que conserva la biodiversidad; “compramos toda la producción y se agota, hay mucha más demanda que oferta”, ha asegurado Amanda del Río.

“Queremos dejar claro que aquí hay empleo verde y que la conservación no frena al desarrollo, sino al contrario”

La envasadora que adquirió Global Nature con fondos del proyecto está ubicada en una nave de Villacañas, a disposición de otros productos que la requieran, como el pistacho, el azafrán o la almendra.

“Queremos dejar claro que aquí hay empleo verde y que la conservación no frena al desarrollo, sino al contrario, hace diferente el producto y lo rentabiliza”, ha matizado Del Río.

Anastasio es un agricultor de Villafranca que empezó en el año 2003 a producir en ecológico y que no dudó en sumarse a la iniciativa de Global Nature.

“Cuando nos presentaron el proyecto nos pareció muy interesante -ha reconocido a Efe- porque nos ofrece la estabilidad económica de saber que lo que vamos a sembrar nos lo van a pagar y nos lo van a retirar”.

Además, “si te dan la posibilidad de tener una siembra de leguminosas rentable la puedes alternar con el cereal y así aportas nitrógeno al suelo, lo que al año siguiente se traduce en una mejor cosecha”.

Con la producción ecológica, ha dicho, “la mejora ambiental se aprecia, es palpable, todo es natural, los suelos ganan al no usar productos químicos; todos ganamos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here