Los regantes de la Zona Regable de Guadalcacín (Cádiz) han mostrado su hondo malestar por la falta de una solución definitiva al problema provocado por el incendio, en el mes de febrero, de la subestación de Las Majadillas. Se han registrado pérdidas en el tomate para la industria y los agricultores ven peligrar cultivos que están en campo y la próxima campaña.

Ante la última comunicación de la Comunidad de Regantes de Guadalcacín, de los acuerdos tomados por su junta, los agricultores urgen una solución definitiva y duradera y exige que cesen los apaños que se vienen realizando. Los agricultores consideran que el caudal acordado les devuelve a tiempos antiguos. Un caudal, por tanto, insuficiente para sacar adelante una de las zonas más productivas de la provincia de Cádiz que cuenta con 11.500 hectáreas.

Asaja-Cádiz, que ha ofrecido colaboración a la junta de la Comunidad, ha atendido las peticiones de ayuda que iban haciendo y ha expuesto vías de solución al problema de la subestación, no comprende cómo cuatro meses después del incendio no hay encima de la mesa una solución definitiva que disipe las incertidumbres soportadas por los regantes que ven cómo los cultivos y contratos con la industria se pierden y ni siquiera saben cuánto tiempo queda para el fin de esta situación.

La asociación no sabe en qué punto de la gestión Comunidad reside el problema o el freno pero solicita “una solución urgente y definitiva ante la posibilidad de la pérdida de más contratos. Tras cuatro meses sin una solución, la asociación detecta falta de eficacia y una falta de comunicación responsable en la que se informe de cuándo ponen fin a esta situación. Este es el único camino que propicia a los agricultores una toma de decisiones empresariales sin poner en riesgo sus clientes, sus cultivos y su patrimonio”, asegura la organización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here