Albacete ha sido el punto de encuentro elegido por la Federación Europea de Agricultura de Conservación (ECAF) para celebrar su Asamblea General 2017. Representantes de doce países europeos miembros de ECAF se reunieron en tierras manchegas para celebrar, los pasados 8 y 9 de marzo, su Asamblea General 2017.

En la reunión abordaron los principales asuntos que preocupan actualmente a los agricultores europeos que desarrollan Agricultura de Conservación (AC), principalmente la inserción e impulsión de estas prácticas en el futuro marco de la Política Agraria Comunitaria (PAC).

Abogan por la protección del suelo a través del no laboreo y la siembra directa; el uso de coberturas permanentes

Según el Presidente de la ECAF, Gottlieb Basch, las técnicas de Agricultura de Conservación solo se aplican en el 3% de la superficie agraria europea (sube hasta el 8% en España) y es necesario darle un empuje a estas técnicas a través de la nueva PAC. Los beneficios de la Agricultura de Conservación son claves si queremos conseguir una Agricultura Sostenible y luchar contra el Cambio Climático, por lo que el objetivo principal de la ECAF es concienciar a la Comisión Europea de que incluir las técnicas de AC en la nueva PAC es crucial para lograr estos objetivos.

En este sentido, desde la ECAF se pide que los pilares de la Agricultura de Conservación sean fomentados desde la nueva PAC: la protección del suelo a través del no laboreo y la siembra directa; el uso de coberturas permanentes dejando el rastrojo del cultivo anterior y las rotaciones de cultivo.

La Agricultura de Conservación contribuye enormemente a alcanzar los retos agro-ambientales que se plantean hoy en día. Esta reconocida como una buena aliada para mitigar el cambio climático debido a su potencial de reducción de emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera y al secuestro de carbono orgánico en el suelo. Por ello, la AC forma parte central de los acuerdos firmados el pasado diciembre 2015 en la 21ª Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que tuvo lugar en París, en donde se presentó como una alternativa a la agricultura convencional, ya que sus beneficios ofrecen la posibilidad de conseguir una agricultura más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Asimismo, la AC supone una herramienta esencial para el éxito de la iniciativa francesa 4×1000, pionera en el ámbito de la seguridad alimentaria y el cambio climático, que intenta aumentar la capacidad de absorción de los suelos agrícolas en un 0,4 por ciento anualmente.

Visitas de Campo: cubierta vegetal en viña y AC en herbáceos

Como parte de dicha asamblea, se celebró una Jornada de Campo en la que se mostraron dos ejemplos exitosos de Agricultura de Conservación: la experiencia del uso de cubierta vegetal en los viñedos de la prestigiosa bodega Dehesa de los Llanos y la práctica durante más de 20 años de la técnica de siembra directa en cultivos herbáceos en la Finca Munibañez.

El segundo día de la Asamblea se han visitado dos ejemplos exitosos de Agricultura de Conservación en Castilla-La Mancha. Por un lado se ha podido ver el viñedo de la bodega Dehesa Los Llanos, con 50 hectáreas con 10 variedades de uvas blancas y tintas y que desde el 2002 cuentan con cubiertas vegetales. Con ello se ha conseguido disminuir al máximo la erosión del suelo, se aprovecha totalmente la humedad del suelo y se han incrementado los niveles de fertilidad del suelo, consiguiendo una viticultura más sostenible. Una de las imágenes más impresionantes de la visita se vivió en esta viña al sacar un trozo de suelo y ver cómo las lombrices han proliferado, que es el mejor síntoma para un suelo vivo.

La segunda visita llevó a los miembros de la ECAF a la Finca Munibañez, pionera en la Agricultura de Conservación en España desde hace ya 20 años. En esta visita se pudieron ver parcelas con 17 años de siembra directa y rotaciones de cultivo cereal-cereal, lo que ha conseguido evitar al 100% la erosión que si se ve en las parcelas de alrededor, de agricultores que practican la agricultura convencional.

En esta finca se mostraron varios puntos clave de la Agricultura de Conservación, como es el ahorro de combustible: en una de las parcelas se explicó un estudio realizado sobre el tema poniendo bidones de gasóleo que se consumen al trabajar una hectárea según el tipo de agricultura utilizado, viéndose claramente que  la Agricultura de Conservación necesita prácticamente la mitad de gasóleo que la convencional.

Otro punto clave es la gestión del agua y la erosión, por lo que se preparó una prueba muy visual simulando una lluvia idéntica en tres tipos de parcelas, dos con cubiertas vegetales y una en un terreno arado. Después de un buen rato soportando la misma cantidad de agua en las parcelas, se recogía en un bote de cristal el agua que va deslizándose por los tres tipos de terreno. Al final, la parcela labrada llenó dos botes enteros de agua con muchos sedimentos arrastrados y la parcela con cubierta vegetal tan solo llenó un tercio de un bote y con el agua bastante limpia. Las ventajas de la cubierta vegetal son evidentes.

Por último, también se realizó una calicata en el suelo de más de 1 metro de profundidad, donde se pudo observar de una manera muy didáctica los diferentes procesos erosivos de suelo, que han acontecido con el paso de los años antes de comenzar con las prácticas de AC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here