Las huertas medievales del Generalife volverán a lucir el color de las flores del azafrán gracias a un proyecto de la Alhambra para reintroducir este cultivo, una apuesta por recuperar cultivos de época nazarí por la que se han sembrado 200 metros cuadrados con 80 kilos de bulbos. Y si en la Edad Media la Reconquista llegó de la mano del Reino de Castilla y León, ahora esta particular reconquista lo hará de la mano de la DO de La Mancha.

Los técnicos del Servicio de Bosques, Jardines y Huertas del monumento, el más visitado del país, han comenzado hoy la siembra de 80 kilos de bulbos de esta especia, utilizada como condimento, fragancia, para elaborar tintes o con fines terapéuticos, y que ocupará 200 metros cuadrados de la conocida como Huerta Grande.

El director del Patronato de la Alhambra y Generalife, Reynaldo Fernández Manzano, ha recordado que el azafrán fue un cultivo clave en el Reino de Granada, especializado en “productos de lujo” como la seda, la artesanía o los frutos secos, con los que pagaba las 12.000 doblas de oro al Reino de Castilla en concepto de impuestos.

La Alhambra y su apuesta po reintroducir variedades tradicionales

La Alhambra, que ya ha reintroducido otras plantaciones como los olivos o los granados amargos centenarios, ha contado con la colaboración de la Universidad de Córdoba y los bulbos donados por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) de La mancha. El gerente de esta DO, Pedro Pérez, y el agricultor y patrono de la misma entidad, Santiago Alberca, han marcado hoy las pautas para sembrar los 200 metros cuadrados destinados al azafrán en la Alhambra, a la que volverán para asesorar en su recolección, secado y envasado.

“El proyecto se enmarca dentro del convenio de colaboración con la Universidad de Córdoba para la recuperación de formas de cultivo andalusíes y de reintroducción de variedades tradicionales e históricas”, ha recalcado Fernández. El monumento destinará este mes de septiembre a preparar el terreno con un despedregado, a nivelar la zona y a crear los surcos en los que han comenzado a plantarse los bulbos o cormos de azafrán.

La responsable de Bosques, Jardines y Huertas, Catuxa Novo, ha explicado que la Denominación de la Mancha ha colaborado con la cesión de los bulbos, que comenzarán su floración en otoño para poder extraer tres filamentos rojos de cada uno de sus características flores moradas.

Será necesario secar los filamentos para poder conservarlos y esperar aún un mes más para que la especia adquiera sus cualidades gustativas, un secado que seguirá los consejos tradicionales de los expertos de La Mancha para lograr un azafrán de la más alta calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here