De sur a norte, las cosechadoras han empezado un año más a recorrer Castilla y León, y la recolección se ha iniciado en todas las provincias, principalmente en la superficie de cebada. Pero esta campaña de cereales es muy diferente, primero porque la cosecha se ha adelantado respecto a las fechas habituales; y segundo porque con las máquinas ya en campo, se confirman los peores pronósticos sobre el desplome de producción en la Comunidad Autónoma.

Aunque es pronto para concretar las cifras, todo apunta a que en Castilla y León se recogerá menos de 3 millones de toneladas, un tercio de lo que se recogió el año pasado. Se suma así la de 2017 a la tristemente recordada cosecha de 1992. Ambas son ya las peores cosechas registradas en Castilla y León en el último cuarto de siglo, por debajo de los 3 millones de toneladas.

“De las cerca de dos millones de hectáreas sembradas, unas 650.000 estarían esquilmadas”

A continuación de la de 1992 y la de este año 2017, se sumarían como malas cosechas de cereales las de 2001, 2009 y 2005. Por el contrario, la mejor cosecha de estos 25 años fue la de 2008, año en el que se recogieron 9,3 millones de kilos de cereal, seguidas por la del año 2000, 2016, 2007 y 1993. La media de este periodo de 25 años supera en todo caso los 6 millones de toneladas. Curiosamente, ni la mejor ni la peor cosecha de Castilla y León de estos 25 años coinciden con los resultados nacionales: el récord nacional fue en 2013, seguida por la del año 2000 y la de 2016, y la más nefasta para el país en su conjunto fue la de 1995, seguida por 2005 y 1992.

Tal como apunta Donaciano Dujo, “a día de hoy, el secano de Castilla y León podría dividirse en tres partes. De las cerca de dos millones de hectáreas sembradas, unas 650.000 estarían esquilmadas, y ofrecerían resultados de miseria, entre cero y 500 kilos por hectárea; otro tercio estaría entre los 500 y 1.200 kilos, y el tercio restante rondaría los 2.000 kilos”. En resumen, toda la Comunidad Autónoma está afectada, en mayor o menor medida, y los rendimientos serán una tercera parte de la media. ASAJA cifra las pérdidas económicas, entre sequía y heladas, en más de 1.500 millones de euros.

También avanzadas están las peritaciones de Agroseguro. Considerando daños por sequía, heladas y granizo, hablan de unas 500.000 hectáreas, aunque eso no quiere decir que no haya muchas más hectáreas con resultados pésimos y sin ninguna cobertura, que no recibirán ninguna indemnización. ASAJA subraya que una campaña tan catastrófica como la actual tiene que obligar a repensar el sistema actual de seguros y suplir sus carencias. Hay que lograr que prácticamente se universalice, para lo que hay que ajustar los rendimientos, incorporar cultivos y zonas, como forrajes y pastos, e incrementar la subvención para que sea más asequible.

Está claro que la agricultura es un trabajo al aire libre, y como tal está expuesta a años buenos, malos y regulares. Pero en años como el presente, catastróficos, las zonas con producciones muy bajas tienen que ser auxiliadas. Aunque tanto Junta como Ministerio se han cerrado en banda a ello, desde ASAJA seguimos reclamando ayudas directas para todos los profesionales cotizantes a la Seguridad Social, que tengan una cosecha catastrófica. “Esos profesionales merecen que les den al menos un poco de oxígeno para seguir trabajando, unas ayudas que en todo caso nunca van a paliar las pérdidas que han sufrido”, señala la OPA.

Histórico de las últimas 25 cosechas en Castilla y León

Producción de cereales de invierno (toneladas)
19922.719.143 
19937.728.894 
19945.489.299 
19954.123.372 
19967.029.031 
19975.737.699 
19986.755.178 
19996.944.242 
20008.602.118 
20013.626.641 
20025.433.748 
20035.758.796 
20046.927.291 
20053.962.437 
20065.103.171 
20077.849.331 
20089.304.449 
20093.887.672 
20105.967.072 
20116.703.654 
20124.900.853 
20137.452.460 
20145.389.678 
20155.578.968 
20167.963.092 
2017 Previsión ASAJAEntre 2,7 y 2,9 millones de Tn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here