La producción de almendra en Andalucía ha crecido un 63% desde 2017 a 2012, hasta las 61.823 toneladas, según el informe inicial del sector del sector en Andalucía para la campaña 2017-2018, realizado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Un incremento que dispara el crecimiento en toda España, seguida de la Comunitat Valencia, con un 42%.

Asimismo, la producción de almendra cáscara ha crecido esta campaña alrededor de un 40% en Andalucía respecto a la anterior. Granada y Almería copan el 63% de la producción en proporciones similares, sin embargo, difieren en su evolución frente a la campaña precedente.

A nivel nacional, se prevén importantes aumentos en la producción de almendra en la Comunidad Valenciana (42%), Murcia (29%) y Cataluña (26%). A pesar de ello, la producción nacional sigue siendo deficitaria, tanto para satisfacer el consumo nacional como la exportación, en continuo aumento, destacando como principales demandantes de este producto la Unión Europea (UE), así como países emergentes, tales como India, primer importador de almendra californiana, y China.

La evolución del precio de la almendra en grano arroja cotizaciones notablemente inferiores a las dos campañas precedentes

Para un rendimiento medio de descascarado del 24 por ciento, la producción de almendra grano en Andalucía superaría ligeramente las 15.000 toneladas, que supondría alrededor del 28 por ciento de la almendra española.

Según datos del Observatorio de precios y mercados, en los primeros cuatro meses de campaña el 81 por ciento de la almendra andaluza comercializada ha sido de las variedades comuna, el ocho por ciento Largueta y el once por ciento Marcona. La evolución del precio de la almendra en grano arroja cotizaciones notablemente inferiores a las dos campañas precedentes, en las cuales la práctica ausencia de competencia de almendra californiana, propició que se alcanzaran cotizaciones excepcionales. Sin embargo, el precio de esta campaña se sitúa en niveles de rentabilidad aceptables, ajustados al mercado actual con la almendra californiana marcando el precio de referencia.

Mientras que la producción almeriense creció un 48%, la granadina se vio reducida en un 7%. El informe señala la escasez de lluvias en invierno, junto a las elevadas temperaturas en primavera y verano, como factores que han afectado especialmente al almendro en secano. Hasta el momento de las heladas a finales de marzo, las previsiones de cosecha eran halagüeñas y se situaban por encima de las cifras alcanzadas el año anterior.

En el caso de Granada, las heladas provocaron importantes daños en la floración del almendro tanto de variedades tempranas, medianas como tardías, fundamentalmente en las comarcas de Guadix y Baza, mermando su producción en cifras que llegaron al cien por cien en algunas fincas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here