El investigador del Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal (centro adscrito a CICYTEX), Ramón Santiago, prevé que la producción de corcho en plancha en 2019 podría situarse entre las 22.000 y las 24.000 toneladas. Esto supone un incremento destacable con respecto a la campaña de 2018, en la que no se superaron las 18.000 toneladas. Así lo ha indicado en la Jornada Anual de ASAJA, que se ha celebrado este lunes 13 en Cáceres.

En este sentido, no hay que perder de vista la campaña de 2010 en la que la producción de corcho en plancha se situó en 23.000 toneladas. Se trata de un dato de referencia a la hora de hacer estimaciones, puesto que los alcornoques descorchados ese año son los que también se descorcharán en 2019, ya que el turno de saca es de 9 años.

Ramón Santiago considera además que la campaña de este año será más corta de lo habitual teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas. Ha sido un año seco y previsiblemente comenzará a descorcharse a mediados de junio, un mes más tarde de la fecha de arranque oficial.

En cualquier caso, estima que será una campaña con valores de producción media normales y con un corcho de muy buena calidad.

En su presentación también ha destacado que este corcho se sigue utilizando mayoritariamente para la producción de tapón de corcho natural, seguido del tapón champagne, tapón natural colmatado, 1+1 y tapón aglomerado. Otros usos que se dan a este material son el parquet y aglomerados decorativos y de aislamiento. Así mismo, ha hecho hincapié en que el tapón de corcho está muy por encima de otros como el de plástico o el de rosca.

Nuevas tecnologías en el descorche

En esta jornada también se ha hecho referencia a la aplicación de las nuevas tecnologías en el descorche, en las que el Instituto lleva trabajando desde 1997. En este tiempo se han llevado a cabo ensayos con equipos para mecanizar las operaciones de abrir (cortes verticales) y trazar (cortes horizontales), en las que tradicionalmente se usa el hacha.

Además fruto de este trabajo ICMC ha diseñado herramientas manuales que complementan el descorche mecanizado. Entre ellas destacan las tenazas corcheras, que se introducen en los cortes previamente realizados por las máquinas y facilitan el ahuecado del corcho y su desprendimiento. Otra herramienta es el mijuro, usado para dislocar y separar las planchas de corcho, sin riesgo de corte ni para el operario ni para el árbol.

Los investigadores del Instituto también han diseñado unas escaleras corcheras que permiten a los sacadores trabajar de forma más cómoda y con mayor seguridad, gracias a una pequeña plataforma y a un sistema de anclaje que permite fijar la escalera al árbol.

(Fotos:cicytex)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here