UPA Castilla y León, a través de su secretario general Aurelio González, ha participado en las últimas horas en una reunión con representantes políticos y funcionarios de Medio Ambiente de la Comisión Europea y con responsables del Parlamento Europeo en Bruselas para presentar la realidad del lobo en esta Comunidad.

La jornada de trabajo ha consistido en informar a las autoridades europeas en primera persona sobre la situación límite en la que se encuentran los ganaderos de extensivo de esta comunidad autónoma por la expansión descontrolada de lobos en prácticamente todo el territorio regional.

Aurelio González ha expuesto en su intervención el gravísimo perjuicio y los daños económicos que sufren los ganaderos por ataques que cada vez con más frecuencia sufren en sus explotaciones.

De esta forma, hemos trasladado la realidad del lobo en Castilla y León, donde se producen siete ‘lobadas’ diarias, lo que ha generado en el último año más de 3.000 muertes, y supone un incremento de incidencias del 30% respecto al año anterior.

La otra realidad: en Castilla y León en el año 2014 hubo 4.000 accidentes de tráfico provocados por la fauna

Además UPA ha recordado que las medidas que se están implementando, como pueden ser mastines o propuestas de futuro como vallados, tienen poca efectividad por las peculiares características del manejo de la cabaña ganadera en amplias zonas de nuestra región. Por otro lado, las indemnizaciones por muerte son escasas,  y no recogen todos los daños por lucro cesante.

Asimismo, han informado a la Comisión Europea y al Parlamento Europeo sobre las consecuencias que para la ciudadanía está teniendo la proliferación de especies salvajes como ciervos o jabalís. Han puesto como ejemplo que en Castilla y León en el año 2014 hubo 4.000 accidentes de tráfico provocados por la fauna, y en el 2018 esa cifra se ha incrementado hasta los 8.000.

Además han expuesto los daños directos que provocan en la agricultura, con destrozos de cultivos,  y en la ganadería, con la transmisión de enfermedades contagiosas.

“Llevamos años luchando y sacrificando vacas para tener una cabaña ganadera saneada y casi libre de tuberculosis y brucelosis bovina, y todos estos avances se ponen en riesgo cada vez más debido  a la expansión descontrolada de jabalíes o ciervos compartiendo pastos, y comprobado ya que son en algunos casos portadores de estas enfermedades”, apunta Aurelio González.

UPA Castilla y León ha ejado clara la realidad del lobo y de la ganaería y alerta en Bruselas sobre la situación actual y recuerda que “si no se toman medidas reales y efectivas para controlar la fauna salvaje se estará fomentando el despoblamiento, puesto que junto a los bajos precios que se perciben por los productos agrícolas y ganaderos, y la falta de empleo femenino, son las principales causas para que se esté presionando a los agricultores y ganaderos a abandonar la actividad agraria”.

“La fauna sin control hace que hoy ya en mi tierra, Castilla y León, la especie en peligro de extinción sea la humana, puesto que en amplias zonas rurales ya nacen más lobos que niños”, ha apuntado Aurelio González.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here