La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba ha informado de que la recolección del girasol se encuentra actualmente en algo más del 50% con una situación en la que los precios son de “ruina” lo que provoca que este cultivo no llegue a resultar rentable para el agricultor, poniendo así en peligro su continuidad.

De este modo, ya se ha registrado en la recolección del girasol un descenso del 10% de superficie en relación a las 41.600 ha. del año pasado cuando ya bajó otro 11%; y aunque lo recolectado es superior a lo esperado, el rendimiento graso no llega al mínimo que piden los comerciantes. En concreto, la producción se encuentra en torno a los 1.000 kg por hectárea, lo que supone una subida con respecto a lo que se esperaba en función a las altas temperaturas de mayo y finales de junio y la escasa lluvia de la primavera.

“Con estos precios y los rendimientos obtenidos, no es rentable el cultivo girasol y se pone en peligro la continuidad del cultivo”

Pero el problema, por tanto, es el escaso rendimiento graso de lo que se ha recolectado hasta ahora y ello es fundamental para los precios del girasol. Y es que, actualmente, la calidad del girasol recolectado se encuentra unos cuatro puntos por debajo de la calidad tipo, que se sitúa en el 44%.

Ello hace que los precios se encuentran a niveles muy bajos ya que la primera lonja se abrió con cotizaciones de 330€/tn y en la última se ha producido otro descenso de un euro por tonelada, quedando en 320€/tn para la calidad tipo 9-2-44.

Por tanto, Asaja afirma que, “con estos precios y los rendimientos obtenidos, no es rentable el cultivo girasol y se pone en peligro la continuidad del cultivo por el bajo valor de los ingresos en la venta de la cosecha, pues está por debajo de los costes de producción que se sitúan en torno a los 480 euros por hectárea. Es decir, los agricultores van a perder de nuevo este año dinero con el girasol”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here