La sequía que azotó a España el pasado año se ha instalado ahora en Europa, donde muchos de sus países, especialmente los del más al norte, están padeciendo los mismos problemas que se sufrieron aquí hace un año. Y un buen ejemplo es el el encarecimiento del precio de la paja para el ganado. Si hace un año se pagaba a precio de oro la poca que había en España, ahora son los ganaderos y los productores lecheros del norte de Europa los que la están pagando precios cada vez más altos por la paja utilizada en alimentos y ropa de cama para el ganado, ya que el clima cálido y seco en toda la región ha reducido los cultivos.

Los proyectos de ley más altos presionan aún más a los agricultores que ya enfrentan uno de los veranos más difíciles de la historia; muchos han tenido que comprar más heno para forraje porque el pasto en el que pastan normalmente no ha crecido. Algunos predicen miles de euros en costos adicionales, incluso para una manada relativamente pequeña, lo que lleva a una pérdida general para el año.

“Si miras el precio de la paja y del forraje, estoy bastante seguro de que este año perderemos dinero (en ganado)”, dijo David Barton, que cultiva en los normalmente exuberantes Cotswolds en el centro de Inglaterra.

La paja de trigo que normalmente costaría 39 euros por tonelada está ya a 111 euros, y Barton tendrá que pagar alrededor de 89 euros por día para alimentar a sus 173 ganado ya que no queda hierba. Paradójicamente, en España el precio de la paja empezó a cotizar en junio casi 50 euros menos de media que el pasado año.

En algunas zonas de varios países el precio de la paja ya está más alto que el del propio grano

Barton estima un gasto adicional de alrededor de € 7,800 en tres meses. Sin embargo, el mayor costo será la pérdida de la producción de carne ya que su ganado no aumentará tanto su peso.

En Alemania, según publica euroactiv.com, los cultivos de paja se han marchitado bajo una combinación de sequía y las temperaturas más altas de julio desde 1881, con tallos más cortos que reducen los rendimientos de las cosechas de paja en un 20 a 40 por ciento en el estado norteño de Schleswig-Holstein.

“Nos falta una enorme cantidad de paja, tanto para alimentación como para ropa de cama”, dijo Peter Levsen Johannsen, director ejecutivo de la cámara de agricultura en Schleswig-Holstein. “Hay regiones en las que el precio de la paja ya es más alto que el grano”, agregó, y señaló que los precios de la paja en el norte de Alemania se han duplicado en comparación con el año pasado.

El Observatorio Europeo de Sequía advirtió  el mes pasado que una sequía  relativamente “corta pero intensa” ha afectado al centro y norte de Europa desde mayo de 2018. Además de los riesgos de incendio y la alteración del agua, expresó su preocupación por la producción agrícola, principalmente cereales y heno.

La Comisión Europea decidió la semana pasada otorgar a los agricultores de la UE más flexibilidad para implementar los requisitos ecológicos con el fin de enfrentar sequías alarmantes en toda Europa y abrió la posibilidad de cobrar parte de las ayudas de la PAC por adelantado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here