La cosecha mundial de cereales 2018/19 será de 2.059 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 1% respecto a la última previsión de primeros de julio y un recorte del 2% comparado con los 2.091 millones de toneladas de campaña anterior, debido a los efectos de una climatología adversa que ha afectado a las principales zonas productoras.

Según el último informe elaborado por el Consejo Internacional de Cereales (IGC, en sus siglas en inglés), con datos relativos a finales de julio, la producción mundial de cereales se ha visto arrastrada especialmente por las menores cosechas de trigo y cebada en la Unión Europea (UE) y en los países de la Commonwealth.

Este descenso de la oferta mundial de cereales, unido a un incremento sustancial del consumo, provocará un nuevo recorte de los stocks globales, que se quedarán en los niveles más bajos de las últimas cuatro campaña, subraya el informe

Por tipo de cereal, la cosecha mundial de trigo bajará hasta los 721 millones de toneladas, cifra que refleja un recorte del 2 % frente a la previsión anterior y del 5% frente a los 758 millones de toneladas de la campaña anterior.

En cuanto al maíz, alcanzará los 1.052 millones de toneladas, lo que mantiene la última previsión y confirma la subida del 1 % respecto a la campaña 2017/18, al situarse en 1.044 millones de toneladas.

Si hablamos del haba de soja, el informe prevé un repunte del 6%, al pasar de 338 millones de toneladas de la campaña anterior a los 359 millones de toneladas previstos a finales de julio.

El IGC ha revisado al alza su última previsión del consumo global de cereales hasta situarla en 2.128 millones de toneladas

El IGC estima que en términos globales se producirán 491 millones de toneladas de arroz en la campaña actual, con lo que conserva su previsión de primeros de julio y confirma que subirá un 1 % respecto a la cosecha 2017/18.

Sobre el consumo global de cereales, el IGC ha revisado al alza su última previsión hasta situarla en 2.128 millones de toneladas, lo que representa una subida del 1% en comparación a los 2.109 millones de la campaña anterior.

Por su parte, y en términos de comercio internacional, lo eleva a 370 millones de toneladas (368 millones de toneladas en la campaña 2017/18), y es el maíz el que más crecerá en comercialización al prever unos intercambios mundiales de 155 millones de toneladas (151 millones de toneladas en la cosecha anterior).

Esta reactivación de las importaciones obedece a un repunte de las compras por parte de los principales importadores de maíz (Incluido la Unión Europea y China).

Las existencias mundiales de enlace de campañas se estiman en 532 millones de toneladas, lo que significa una contracción de 69 millones de toneladas respecto al año anterior.

En cuanto a las exportaciones, el informe rebaja la previsión de 139 millones de toneladas a 131 millones, un 6 % menos que en la campaña anterior, siendo los principales exportadores Argentina, Austria, Canará, Unión Europea, Kazakhstan, Rusia, Ucrania y Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here