La visita del comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, a Valencia como el rosario de la Aurora, ya que no ha aclarado nada sobre el impacto de las importaciones de terceros países y porque el carácter electoralista de la visita ha provocado el enfado de todo el mundo, menos de los invitados al acto.

Así, miembros de la Interprofesional  Intercitrus han mantenido este viernes 3 un almuerzo de trabajo con el comisario Hogan, así como con una delegación del Partido Popular Europeo (PPE) compuesta por el vicepresidente de esta agrupación, Esteban González Pons, por la eurodiputada y ponente de la reforma de la PAC, Esther Herranz y por la presidenta del PP-CV, Isabel Bonig.

Los representantes de la interprofesional han informado sobre la “mala” marcha de la campaña citrícola, muy afectada por la presencia en Europa de cítricos de Sudáfrica y de Egipto así como por otros tantos problemas coyunturales y estructurales del propio sector. Ante tales circuns-tancias han reclamado a la CE un estudio de impacto de los acuerdos comerciales firmados con estos países terceros, un análisis previo para el que pronto se rubricará con Mercosur así como reciprocidad en las condiciones de las importaciones.

Junto a ello, han puesto el acento sobre la amenaza inmediata que suponen dos graves plagas foráneas –la ‘mancha negra’ (CBS) y la ‘falsa polilla’ (Thaumatotibia lecotreta) y el Citrus greening (HLB, cuyo insecto vector ya se encuentra en Portugal y Galicia) que son de cuarentena para la UE y que son halladas muchas veces en los controles portuarios europeos a partidas importadas, por lo que se ha exigido medidas “extraordinarias y de urgencia” para evitar su introducción a las zonas citrícolas mediterráneas.

El encuentro, según Intercitrus, ha servido para avanzar en cuanto a la documentación requerida para que, al finalizar la próxima campaña de contraestación, se pueda elaborar un informe con datos de las cuatro últimas temporadas para, en su caso, analizar la posibilidad de activar la cláusula de salvaguarda del acuerdo con la Comunidad de Estados de África del Sur. De igual manera, se ha hecho mención a la necesidad de que el Ejecutivo europeo redoble las garantías para hacer cumplir ésos principios de reciprocidad que, sobre el papel, vienen recogidos en tales tratados con países no comunitarios como la propia Sudáfrica, Egipto o Turquía o en otros futuros, como el que próximamente se acordará con Mercosur, que la CE está negociando sin transparencia y que podrían conllevar nuevas concesiones arancelarias en favor del zumo de naranja de Brasil.

“Las naranjas o mandarinas o el zumo procedente de países terceros deben cumplir con las mismas exigencias que se han establecido para los productos comunitarios porque sólo así se podrá extender el modelo europeo de producción y particularmente sus exigencias en materia de protección de la salud de los consumidores y del medioambiente”, ha advertido el presidente de Intercitrus, Manuel Arrufat.

En idéntico sentido, se ha avanzado sobre cuestiones no comerciales pero sí relacionadas con la supervivencia del sector: la necesidad de endurecer las condiciones para evitar la entrada de graves plagas y enfermedades foráneas. Concretamente, se ha mencionado la “preocupante” situación que se está viviendo, pese a la regulación específica aplicada a las importaciones de Brasil, Argentina, Uruguay y Sudáfrica, con la ‘mancha negra’ que acumula una cifra récord de interceptaciones con este patógeno.

Enfado de La Unió por el carácter político del encuentro y la falta de conocimiento del comisario

Por su aprte, LA UNIÓ de Llauradors ha criticado que la visita del comisario sea únicamente como “política” y se enmarque más dentro de la campaña electoral del PP ante las próximas elecciones europeas que con un carácter propiamente institucional, además de negarse a escuchar lo que le propone el conjunto del sector sin exclusiones ante la mayor crisis de la citricultura valenciana de los últimos tiempos.

Esta Organización Profesional Agraria, que no ha sido invitada a participar «ante el veto inadmisible del PP a una parte importante de la citricultura de la Comunitat Valenciana», señala que le hubiera gustado trasladarle al comisario todas las propuestas realizadas hasta la fecha, incluido el informe elaborado sobre las sustancias activas que se pueden emplear en la citricultura sudafricana pero no en la nuestra y que dice que no conoce de primera mano. Peris afirma que “hoy era una buena oportunidad para conocerlo si se hubiera dignado a mantener un encuentro con nosotros, pues no se puede acusar de falta de pruebas cuando no se quieren ver”.

Carles Peris indica también que “es indignante que Hogan -que no olvidemos es la máxima autoridad de la Unión Europea en materia agraria- venga a València a decir que no pasa nada y que le falta información. Eso para mi es insultar en la propia cara a los citricultores valencianos, pues hemos estado ya varias veces en Bruselas y remitido escritos e informes al respecto en reiteradas ocasiones”.

Compromis y la Consellería tampoco están de acuerdo con una visita política

Asimismo, la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, ha expresado su malestar por no haber recibido comunicación ni haber sido invitado el Gobierno valenciano a los actos previstos con motivo de la visita a Valencia del comisario Phil Hogan, mientras que la formación Compromis la consiera una visita partidista, de la mano del PP local, sin reunirse ni con las autoridades autonómicas de agricultura ni con el sector, y critica que «ha vuelto a mostrar su total desconocimiento de la situación el sector citrícola negando la influencia muy negativa que causan el acuerdos comerciales entre la UE y terceros países que inundan el mercado europeo con cítricos cultivados sin nuestros estándares sociales, medioambientales y de protección al consumidor».

Para la formación política, el comisario Hogan ha vuelto a despreciar a los agricultores valencianos y ha esgrimido unas cifras que dicen que las importaciones de países como Marruecos, Suráfrica o Egipto están bajando cuando los datos del DATACOMEX, de la Secretaría de estado de Comercio, indican todo el contrario. Compromís ya presentó hace meses una pregunta en el Parlamento Europeo pidiendo explicaciones a Hogan sobre el origen de las cifras extrañísimas que utiliza la Comisión pero todavía no ha recibido respuesta.

«La Comisión de agricultura –recuerda Sebastià- ya mintió ante el Parlamento Europeo cuando dijo que no había solapamiento entre las ventas de naranjas de Suráfrica y las valencianas en el mercado europeo. Cualquier consumidor vio que en el mes de octubre había naranjas de los dos orígenes en nuestros supermercados».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here