Técnicos de las distintas organizaciones provinciales de ASAJA en Castilla y León han participado en Valladolid en una reunión en la Consejería, en la que han planteado todas las dudas sobre la nueva convocatoria de ayudas a la incorporación de jóvenes y la modernización a los responsables de la Administración regional. El objetivo de ASAJA es poder atender con la máxima eficacia y profesionalidad a todos los agricultores y ganaderos para tramitar estas ayudas, que son muchos, puesto que esta organización es la que tramita un mayor número de expedientes en la Comunidad Autónoma.

La línea de ayudas para jóvenes agricultores está dotada con 60 millones de euros, y la destinada a la modernización de sus explotaciones cuenta con un presupuesto de 20 millones de euros. Dado que el plazo concluye pronto, recomiendan a los interesados a acudir cuanto antes de las oficinas de ASAJA, donde les atenderá su equipo técnico especializado.

Desde el 30 de septiembre de 2017, cuando finalizó la anterior solicitud de estas ayudas ayudas a la incorporación de jóvenes y la modernización, ASAJA ha venido atendiendo a los jóvenes que desean ser profesionales de la agricultura y ganadería. Las incorporaciones cuentan con ayudas amparadas en el Fondo Europeo de Desarrollo Rural, que exigen compromisos de permanencia en el sector y una profesionalidad basada en la ocupación en la actividad y en que las rentas del trabajo sean mayoritariamente agroganaderas. Estos jóvenes previamente han participado en los cursos de formación impartidos por ASAJA, bien de forma presencial o en la modalidad online, para acreditar la capacitación exigida.

No es un número grande de incorporaciones, y en todo caso es menor que el de los agricultores y ganaderos que se marchan. Pero para ASAJA lo más importante “no es el número, ni vender incorporaciones de paja, lo fundamental es que los que lleguen lo hagan convencidos y con un plan de empresa potente que les permita permanecer, porque la agricultura y la ganadería son una apuesta a largo plazo”.

El ritmo de incorporaciones en Castilla y León es de unas cuatrocientas al año. Para ello, basta comprobar los datos desde 2014 hasta ahora. En total en ese periodo de cerca de seis años se habrían resuelto unos 2.599 expedientes de incorporación (924 de la convocatoria 2014; 825 de la convocatoria 2015, y otros 850 de la última convocatoria, la 2017, aún pendientes de resolverse oficialmente).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here