La organización agraria ASAJA Salamanca  ha alertado sobre las constantes fugas que se suceden en las infraestructuras del regadío, como en el de Villagonzalo donde las sucesivas roturas paralizan constantemente la labor de los agricultores. El sector 3 es el más afectado por estas averías, que abastece a los términos de Nuevo Naharros y a Calvarrasa de Abajo, donde han tenido problemas de riego en la última semana.

Los sectores 1 y 2 presentan alguna avería cada año pero los regantes han contabilizado hasta 30 averías en lo que va de año en el sector 3 y, debido a la sequía que está arruinando los cultivos en secano, “que el regadío tenga problemas también no se puede consentir”, apunta esta opa. En la actualidad, parte de dicho sector está paralizado.

Exigen medidas para evitar estas averías y para compensar las pérdidas que están sufriendo

Las deficiencias y averías ocasionadas por una mala ejecución de las obras llevaron a que SEIASA interpusiera un pleito con la empresa constructora puesto que las tuberías no llevan ningún tipo de revestimiento ni protección como arenilla sino que “se encuentran asentadas sobre piedras del tamaño de un balón de fútbol”, según los regantes.

Las vibraciones del agua provocan que las piedras agrieten las tuberías y se produzcan las fugas. Más de 100 hectáreas estarían afectadas en la actualidad, de las que los profesionales piden una pronta solución puesto que unas 20 has de maíz podrían echarse a perder y el seguro no cubre la totalidad de las pérdidas.

Puesto que desde las administraciones se potencia el uso del regadío como vía para salvaguardar los cultivos frente a las adversidades climatológicas como la sequía que afecta al secano, esta organización agraria solicita que se tengan en cuenta las medidas que las opas han solicitado y que llevarán por bandera en las manifestaciones de agosto. En este sentido, se recuerda que para el regadío se insta a:

– Reducción o exoneración del pago de tarifas de utilización de agua y cánones de regulación para la campaña 2017, así como la exoneración de todas las tasas que cobra la CHD.

– Comprometerse con un plan de modernización de regadíos que dé un impulso definitivo a la modernización de los regadíos de Castilla y León y que ponga fin a estas averías. Y revisión del Plan Hidrológico en cuanto a los compromisos de ejecución de las obras y lo referente a los caudales ecológicos.

– Determinación de un sistema de contratación y tarificación eléctrica para los regadíos que se ajuste al consumo real, no penalizando los períodos sin consumo o permitiendo más de un cambio de potencia al año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here