Los precios de los vinos a granel continúan la senda alcista; una tendencia que continuará durante las próximas semanas por la escasez mundial, lo que puede abrir la vía a posibles tensiones en el mercado, sometido a creciente presión.

La Unión Europea tendrá una de las vendimias más cortas que se recuerdan, con apenas 145,1 millones de hl (-14,4%), según las estimaciones de la Comisión Europea, con fuertes descensos en España (36,8 millones de hl, -15%), Francia (-18%) o Italia (-21%).

Algunos analistas internacionales se hacen eco de esta coyuntura, que aportará complejidad a la campaña de comercialización actual.

Advierten de que el mercado español de concentrados de zumo de uva “va a estar bajo una gran presión”

Es el caso del operador Ciatti, que anima a los compradores a “estar preparados” porque la evolución para este ejercicio poco tendrá que ver con la del año pasado y, sobre España, insta a tomar posiciones porque es probable que quienes duden ahora, se vean obligados adquirir luego vinos más caros y de peor calidad.

Advierten, incluso, que el mercado español de concentrados de zumo de uva “va a estar bajo una gran presión”, ya que los inventarios de la cosecha de 2017 se irán reduciendo en la medida en que éstos se redirijan a la elaboración de vino, más lucrativa.

Ciatti insiste en que este año no ocurrirá como en otros anteriores -cuando los precios caían según iba evolucionando la campaña o apenas subían- porque la realidad de 2017 es bien distinta: hay equilibrio entre oferta y demanda y no hay incentivos para que los proveedores no encarezcan el vino, más aún después del repunte del 15-20% del coste de las uvas en países como España.

En el ámbito de las denominaciones de origen, hay bodegas que reconocen que podrían tener problemas para obtener los volúmenes de vinos de calidad que preveían, lo que sumará presión a los precios.

Para expertos del sector consultados por Efeagro, sería “peligroso” una subida desmedida de precios para España -muy dependiente de la exportación- porque podría penalizar la demanda de los consumidores a medio y largo plazo, aunque otros estiman, por contra, que hay bastante recorrido para subir el valor y lograr, así, mejores remuneraciones sin que se vean afectados los pedidos.

Tampoco es descartable que el ama de casa también acabe notando una subida del vino en los lineales dentro de unos meses, cuando se acaben las existencias y empiecen a comercializarse las elaboraciones de 2017, ahora en proceso de fermentación.

“Desde comienzo de campaña, a principios de septiembre, no hay semana que no suban los precios”

Por otra parte, el director técnico de la Asociación de Empresas Vinícolas de Extremadura (Asevex), Jacinto Guerra, recuerda que en esta Comunidad Autónoma, por ejemplo, se habla de una caída de la cosecha de uva del 35 ó 40% respecto al año anterior.

Guerra destaca que a la menor vendimia en España se suman también los descensos para Francia o Italia, entre otros muchos.

Las expectativas de que habrá “escasez” de vino provoca “tensiones” y, “desde comienzo de campaña, a principios de septiembre, no hay semana que no suban los precios”, agrega.

La circunstancia de que siga sin llover durante un otoño muy cálido no ayuda a calmar las cotizaciones porque se empieza a temer por la evolución de los viñedos en España por la sequía, puntualiza.

Las principales lonjas de referencia españolas muestran los repuntes del vino a granel, que duplica los valores del año pasado.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente apunta, para el vino blanco sin denominación de origen, 36,58 euros por hectolitro de media, entre el 24 de septiembre y el 1 de octubre, tras un repunte del 2,80 % semanal.

Conviene recordar que, una semana antes, el vino blanco se beneficiaba de otro destacado repunte del 10,11 % semanal.

Por su parte, los vinos tintos comunes suben un 0,83 % hasta 45,24 euros por hectolitro en el mismo período, tras haberse apuntado un rebote del 3,57 % entre el 18 y el 24 de septiembre.

En fuentes del sector bodeguero constatan que no se están operando grandes volúmenes estos días porque los vendedores “se retraen” a la espera de que sigan subiendo los precios mientras que los compradores adquieren también “lo justo” en esta coyuntura, quizás por falta de capacidad financiera o para “ver qué ocurre”.

En el acumulado del año, los datos son muy positivos, ya que España facturó un 8,5% más por la venta exterior de vinos envasados (en los siete primeros meses de 2017) con un alza del volumen del +2,4%, con un precio medio un 6 % superior, y las expediciones de graneles crecieron un 13,3 % en valor gracias a un incremento del 16 % del precio medio pese a que cayó en volumen (-2,3 %).

Las vendimias han concluido o se encuentran en la recta final, con poca producción en general, aunque con un estado de la uva excelente que anticipa una añada 2017 de gran calidad.

(Texto: Ginés Mena / Efeagro)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here