Desde hace más de 25 años, Leche Celta trabaja por ofrecer a los consumidores una línea de productos orientados a satisfacer sus necesidades en materia de alimentación equilibrada. Y ahora da un paso más, trabajando en una nueva tipología de producto, la leche de pastoreo, que no solo atiende a cuestiones nutricionales, sino que también aboga por la sostenibilidad del medio rural gallego y del medio ambiente. Dos compromisos centrales de Leche Celta desde hace años y que ahora se ha visto recompensado, ya que esta nueva leche de pastoreo es la primera y única de su clase que cuenta con el aval de AENOR, que ha certificado por partida doble el producto con la Certificación de Pastoreo y con la Certificación de Bienestar Animal.

La Certificación de Pastoreo de AENOR acredita el cumplimiento de requisitos tales como que cada 2,5 vacas lactantes dispongan de una hectárea de terreno para su mantenimiento (el equivalente a dos campos de fútbol) garantizando una alimentación en libertad durante el periodo estipulado por la certificación. Además, el 55% de la dieta diaria del animal se compone de forrajes provenientes, en su mayoría, de la propia explotación lo que sin duda ayuda al desarrollo sostenible de las propias explotaciones.

Por su parte, la Certificación de Bienestar animal de AENOR, basada en el referencial europeo “Welfare Quality”R, centrado en la integración del bienestar de los animales de granja en la cadena alimentaria, certifica el bienestar de los animales según los principios de buen alojamiento, buena alimentación, buena salud y la expresión del comportamiento apropiado de la especie mediante auditorías exhaustivas basadas en la observación directa del animal.

Sobre la leche de pastoreo

La leche de pastoreo, que muy pronto estará a disposición del consumidor español en los puntos de venta propios de la leche convencional, proviene de vacas que se alimentan esencialmente de pastos naturales. Lo que favorece a la sostenibilidad del medio ambiente, la conservación de la biodiversidad y del paisaje, etc. Además, la apuesta por productos Km. 0 (de procedencia local),  contribuye a la disminución de la huella de carbono derivada del transporte de alimentos importados de lugares lejanos.

En cuanto al bienestar del animal, la vaca que pastorea desarrolla el patrón de comportamiento natural de su especie, con los hábitos y comportamientos que son innatos a la misma. La obtención de la certificación en Bienestar Animal es un reflejo del estado en el que se encuentran los animales, disminuyendo su estrés, la presencia de enfermedades, mejorando su estado de salud y su equilibrio dentro del grupo.

Para lograr un producto con estas características, Leche Celta ha realizado una importante inversión en investigación e innovación en materia de leche de pastoreo, previendo lanzar esta categoría de producto a comienzos de 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here