El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Huesca y la patrulla de Monzón han localizado en la localidad de Barbastro una nave dedicada a la recogida y comercialización de carne de caza, sin licencia de actividades ni registro sanitario.

La intervención se llevó a cabo el pasado 18 de diciembre en el marco de la Operación “SUS SCROFA”, en su 4ª fase, encaminada al control y vigilancia de irregularidades en el comercio de carne procedente de caza mayor en la provincia de Huesca, informan fuentes del instituto armado en una nota de prensa.

Según las fuentes, aunque hay empresas que legalmente adquieren piezas de caza y son transportadas fuera de Aragón, cumpliendo de forma legal con la normativa vigente en cuanto almacenamiento, transporte y condiciones de conservación durante el trayecto, existen otras que comercializan estas carnes sin cumplir los requisitos necesarios.

En el transcurso de la inspección de Barbastro se observaron 48 canales de animales evisceradas de jabalíes y dos de corzos, uno de ellos sin el precinto obligatorio, según dictamina la legislación de caza, y se solicitó la presencia de los inspectores de sanidad y calidad alimentaria del Gobierno de Aragón, al no estar la actividad autorizada mediante los registros sanitarios y licencias de actividad.

Una vez confirmado que las piezas eran aptas para el consumo humano, se destinaron a sala de despiece de carnes de caza a otra provincia española y se destruyó el animal que no llevaba precinto.

Por los hechos expuestos la patrulla del Seprona de la Guardia Civil formuló seis denuncias administrativas ante el Gobierno de Aragón por infracciones a la Ley General de Sanidad y la Ley de Caza.

(Foto: Archivo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here