A la espera de las lluvias que anuncia la Agencia Estatal de Meteorología para la semana que acaba de arrancar, las reservas de agua en los embalses de la Cuenca del Duero siguen mermando hasta llegar al 19 por ciento de su capacidad, medio punto porcentual menos que hace sólo una semana.

Los datos publicados este lunes 30 por la Confederación Hidrográfica del Duero y recogidos por Efe detallan que en la última semana se ha producido una variación de 14,9 hectómetros cúbicos acumulados menos, hasta dejar el nivel en los 546,8 hectómetros cúbicos, con todos los embalses excepto el segoviano de Pontón Alto con niveles de agua sensiblemente inferiores a los de hace un año y por debajo de la media en los últimos 10 años.

Los embalses de León están al 11,2% y los palentinos, al 10,1 mientras que los de Soria están al 22,56 y los Segovia al 30,5

Estos registros indican que los embalses se encuentran a menos de la mitad de agua acumulada respecto al año pasado, cuando eran 1.133 hectómetros cúbicos, y en una situación similar respecto a la media de los últimos diez años -1.110,2 hectómetros cúbicos-.

Los embalses de León están al 11,2 por ciento de su capacidad, con 146,1 hectómetros cúbicos de 1.296 posibles, y además de la dramática situación del de Barrios de Luna, al 4 por ciento con sólo 12,6 hectómetros cúbicos acumulados, el de Riaño, que con 651 hectómetros cúbicos es el mayor de los de la Comunidad, figura al 12,7 por ciento.

Los embalses palentinos están todavía peor, al 10,1 por ciento de su capacidad, cuando hace un año estaban casi al 37 por ciento, y la media de la década fue del 33,7 por ciento.

El de la Cuerda del Pozo, en Soria, con 248,7 hectómetros cúbicos de capacidad máxima, está al 22,56 por ciento, frente al 57 por ciento de hace un año; y los de Segovia se mantienen en el 30,5 por ciento de hace una semana, aunque también lejos del 50,5 de hace doce meses.

El embalse de las Cogotas, en Ávila, está al 21,8 por ciento de su capacidad máxima, frente al 35 por ciento de hace un año.

Algo mejor están los de Salamanca, que se encuentran al 36,8 por ciento, ligeramente por debajo del 47 por ciento de hace un año; con el de Santa Teresa, el segundo de mayor dimensión de la Comunidad, con 193 hectómetros cúbicos acumulados, lo que representa el 38,9 por ciento.

También es mejor la situación del Arlanzón y Úzquiza, en Burgos, que están al 33 por ciento, en este caso lejos del 54,5 del año anterior.

Los pantanos de cabecera del Tajo ganan dos hectómetros cúbicos esta semana

Por su parte, los pantanos de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo, han ganado en la última semana cerca de dos hectómetros cúbicos, con lo que su reserva asciende a 235, el 9,49 % de su capacidad total de embalse que es de 2.474 hectómetros cúbicos.

Este dato supone que los embalses de cabecera se encuentran por debajo del umbral mínimo no trasvasable según la Ley de Evaluación Ambiental, fijado para este año en 368 hectómetros cúbicos, una cifra que se alcanzó a mediados de mayo.

Según ha informado la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), el embalse de Buendía tiene esta semana 157,169 hectómetros cúbicos de agua embalsada (0,701 más que la semana pasada), que suponen el 9,57 por ciento de su capacidad total de embalse, que es de 1.639 hectómetros cúbicos.

Por su parte, la reserva de agua en el pantano de Entrepeñas ha subido 0,985 hectómetros cúbicos, de forma que almacena 78,171 hectómetros cúbicos, el 9,34 por ciento de su capacidad total, que se sitúa en 835 hectómetros cúbicos.

Hace un año por estas fechas, los pantanos de cabecera del Tajo almacenaban 439,97 hectómetros cúbicos, el 17,78 por ciento de su capacidad total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here