Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) analizaron este lunes 15 el futuro de la Política Agraria Común (PAC) a partir de 2020 ante la incertidumbre del Brexit y dejaron claro que aún no tienen una solución, aunque también que esta situación preocupa a muchos países, entre ellos España, por el agujero que dejará Londres en el presupuesto comunitario.

En una reunión de ministros del ramo en Luxemburgo, el comisario de Agricultura, Phil Hogan, subrayó que “los próximos meses serán “decisivos” para dar “claridad” a los agricultores europeos sobre cuál será el futuro de esta política, que la Comisión Europea (CE) prevé recortar.

Aunque seguirá siendo la partida más importante del presupuesto europeo, con 365.000 millones de euros, la CE ha planteado un recorte general del 5% para la PAC de 2021 a 2027, que se traduciría en una disminución de un 3,5% de los pagos directos y un 15 % en desarrollo rural para los agricultores españoles.

Veinte Estados miembros que se han sumado a una declaración española para mitigar este recorte

Un recorte que es, en parte, consecuencia directa de la falta de la aportación de Londres en el primer Marco Financiero Plurianual (MFF) “postbrexit”, en el que se determina el dinero destinado a las políticas europeas.

“Lo que no puede ser es que la PAC sea quien financie la falta de ingresos de la UE como consecuencia de la salida del Reino Unido”, dijo el ministro español Luis Planas a Efe en el contexto de la recta final sobre la negociación de un acuerdo de divorcio entre Bruselas y Londres.

Esta es la posición de otros veinte Estados miembros que se han sumado a una declaración española para mitigar este recorte, en defensa de una política que consideran esencial para mantener no solo las rentas de los agricultores sino los estándares de seguridad alimentaria europeos.

El comisario Hogan pidió a los ministros que no centren el debate en el presupuesto, que corresponde a los responsables en esta materia, sino en las cuestiones de fondo de la política.

El ministro español defendió la importancia de las Comunidades Autónomas en la gestión de los programas de desarrollo rural y la necesidad de simplificar la PAC para facilitar los trámites a los agricultores, un aspecto que la CE también propone mejorar.

Una Cumbre para tratar la cuestión de la Peste Porcina

Por otra parte, el comisario europeo de Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, invitó a los ministros una reunión informal el 19 de diciembre -en el marco del consejo de ministros de Agricultura y Pesca- para abordar la cuestión de la peste porcina africana, que ha afectado a jabalíes en nueve países europeos, y tratar de tomar medidas para reducir y controlar la población de jabalí salvaje.

“Tenemos que adoptar medidas que no perturben el mercado interior. Hay que plantear una gestión a largo plazo, coordinación de riesgos veterinarios, gestión de fronteras, y hay que redoblar esfuerzos para reducir la densidad de población de jabalíes”, dijo al término de la reunión.

Andriukaitis también planteó la necesidad de intercambiar información con China, afectada por una cepa muy agresiva de esta enfermedad, “para ver cuáles son sus estrategias”, y destacó la importancia del sector porcino para la UE, que representa un 60 % de sus exportaciones cárnicas.

El foco estalló hace unos meses en Rumanía, que se enfrenta la peor epidemia de peste porcina africana conocida en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con cientos de miles de animales amenazados, enormes pérdidas económicas en el sector y miles de puestos de trabajo destruidos.

España, donde no se ha detectado ningún foco de contagio y el Gobierno prohibió la importación de jabalíes salvajes en junio, es el país con más ganado porcino de la Unión Europea (UE), con 30,1 millones de cerdos, seguido de Alemania (27,6 millones), Francia (13,1 millones), Holanda (12,3 millones) y Polonia (11,9 millones).

Planas pidió a la CE “determinación y transparencia” para “erradicar” la enfermedad y consideró “muy importante” que Bruselas vigile “que no se adopten medidas descoordinadas”.

“Es muy importante que la CE vigile que no se adopten medidas descoordinadas a nivel europeo porque eso sería más grave. Por el momento no las ha habido pero es un riesgo que existe y sin duda es un tema muy serio”, alertó.

El ministro español consideró que “la única estrategia posible es la erradicación”.

“Sin duda es una media dura, con costes presupuestarios, costes económicos, pero es la única medida eficaz”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here