Como se ha venido comentando en las últimas semanas, los precios de los cereales parecen que están inmersos en un vaivén de cotizaciones que hacen que suban y bajen aleatoriamente, aunque siempre con cifras más simbólicas, aunque también psicológicas, que representativas.

Y dentro de este ambiente de cambios, la última semana de septiembre ha vivido una experiencia que hacía demasiado tiempo que no se veía: el incremento de las mayoría de las categorías en los mercados mayoristas, aunque en la práctica los datos reflejen una cierta estabilidad en todas las cotizaciones y poco movimiento.

Así, según los datos difundidos por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), los precios del trigo blando, maíz y cebada subieron en los mercados mayoristas durante la semana comprendida entre el 19 y el 23 de septiembre.

Y aunque sea una buena noticia, también conviene destacar que son subidas tan ligeras en algunos casos, como el 0,1% de la cebada, que no afectan directamente al bolsillo del agricultor, ya que, como se ha destacado, lo que reflejan las cotizaciones son una estabilidad y apatía en los precios, aunque paralelamente no se puede obviar que tras muchos meses de descensos continuados este leve cambio de tendencia por lo menos da un poco de aire a los productores.

Según las cifras de Accoe, los cereales registraron los siguientes precios y cambios respecto a la semana anterior: cebada, 148,24 euros/tonelada (+0,1 %); cebada de malta, 158,50 euros/tonelada (estable); trigo duro, 208,33 euros/tonelada (estable); maíz, 174,3 euros/tonelada (+0,2%), y trigo blando, 159,52 euros/tonelada (+0,06 %).

Desde enero de 2016, han bajado las cotizaciones de trigo duro (-18,30 %); cebada (-17,13 %); trigo blando (-13,28 %) y maíz (-1,07 %).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here