Los viticultores franceses de la región de Montpellier (sur) presentaron una campaña de publicidad en la prensa dirigida a los consumidores en la que pretenden alertar de la supuesta “competencia desleal” de vinos españoles que se hacen pasar por franceses.

El Sindicato de Productores de Vinos del País de Oc denuncia en los anuncios que se empezarán a publicar que los compradores de vino son “engañados con una presentación y un etiquetado que pueden ser confusos”.

En concreto, se queja de que los grupos de distribución comercializan caldos “de origen europeo y más particularmente de España” que compran a “bajo precio”, pero que ponen a la venta con nombres de marcas que les hacen parecer franceses, con precios también equivalentes a los franceses, pero “sin presentar las mismas garantías”.

“No es contra los vinos de España, sino contra el fraude por el que se hace creer que beben vinos del País de Oc”

Una portavoz sindical de los viticultores franceses explicó a EFE que los servicios antifraude galos están investigando la venta de vino español como si fuera del País de Oc, situado en el sur de Francia.

Subrayó que esta campaña en prensa escrita y radio “no es contra los vinos de España, sino contra el fraude por el que se hace creer a los consumidores que beben vinos del País de Oc cuando son, en realidad, españoles”.

El organismo, que dice representar a 20.000 viticultores franceses en la región de Occitania, pide a los consumidores “vigilancia” y “solidaridad” para “poner fin a estas prácticas desleales”, y en particular que les comuniquen las “anomalías” que puedan constatar en las tiendas.

También reprocha al Estado francés su “inmovilismo pese a los fraudes tipificados y denunciados desde hace meses”.

El Gobierno francés mueve ficha para frenar la oleada de ataques a los intereses españoles del vino

El contenido de esta campaña se hizo público coincidiendo con una reunión en París del ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, con representantes del sector vinícola.

Un encuentro que había sido convocado en un contexto de protestas en los últimos meses de los viticultores franceses del sur del país contra las importaciones de caldos españoles.

La pasada semana, varios supermercados de Nimes y Narbona fueron objeto de saqueos en la sección de vinos, que se tradujeron en la destrucción de botellas de vinos español.

Unos días antes, las instalaciones de Vergnes et Passerieux, uno de los mayores negociantes de vino (e importador), habían sido incendiadas en Béziers. Además, se produjeron dos explosiones en la empresa de negociantes Jeanjean en Saint Felix de Lodez, cerca de Montpellier.

En enero, unos manifestantes detuvieron a dos camiones con vinos procedentes de España, en los departamentos de Gard y Aude, y vertieron el contenido de las cubas en la carretera.

Esas acciones fueron reivindicadas por el denominado Comité Regional de Acción Vinícola (CRAV), que ya había llevado a cabo otras acciones violentas en el pasado. No obstante, el sindicato aclaró que no respalda esas acciones violentas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here