El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha decidido echar un pulso a Europa, pero sobre todo a sus propios agricultores, al anunciar en Twitter que quiere dar el ejemplo prohibiendo el glifosato en un plazo de tres años y no de cinco, según lo acordado por los Estados miembros de la UE.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter , el presidente Emmanuel Macronanunció que el gobierno tomaría “los pasos necesarios” para prohibir el uso de glifosato en Francia “tan pronto como se hayan encontrado alternativas y, a más tardar, en tres años “.

Asociando con su mensaje su lema “Haz que nuestro planeta vuelva a ser grandioso”, concebido en respuesta a la retirada de los Estados Unidos del acuerdo de París para el clima, Emmanuel Macron quería enviar un mensaje a la industria y sus socios europeos. .

Este anuncio de tres años obviamente tomó por sorpresa a varios ministros franceses, que seguían defendiendo su respaldo a la propuesta de la UE en base a los cinco años. “Empezamos desde la distancia, estábamos en una nueva autorización a la edad de 10 años. Logramos un diálogo con nuestros socios para reducir a la mitad la duración que se planificó. De manera positiva, estos cinco años deben ser útiles para la agricultura y para nuestro medio ambiente “, señalaba el ministro de Agricultura, Stéphane Travert.

Sin embargo, donde más reacciones ha provocado es en la principal organización agraria francesa, que ya había mostrado incluso con protestas su apoyo a la renovación de la licencia. Su presidenta, Christiane Lambert, ha señalado que Francia se quedará sola en este asunto, con riesgo de debilitar un poco más a sus agricultores. “No podemos tener por un lado la Francia de la economía y por otro la Francia de la ecología”, ha añadido Lambert, que subraya las diferencias de puntos de vista en el seno del Gobierno, tras el apoyo del ministro de Agricultura, Stéphane Travert, a la autorización del glifosato por cinco años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here