Los ministros de Agricultura europeos se comprometieron este lunes 12 a que la presidencia maltesa del Consejo de la Unión Europea (UE) presente el próximo 21 de junio un nuevo texto para lograr un pacto sobre la regulación de agricultura ecológica, cuyas negociaciones se encuentran bloqueadas desde hace tres años.

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, pidió a los países que organicen un trílogo (reuniones entre Parlamento, Consejo y Comisión Europea) en las próximas dos semanas para lograr un acuerdo político en el consejo de ministros de julio.

LOS PRINCIPALES ESCOLLOS: LAS SUSTANCIAS NO AUTORIZADAS Y EL USO DE INVERNADEROS PARA PRODUCCIÓN ECOLÓGICA

Los países celebrarán ahora reuniones bilaterales con la presidencia rotatoria de Malta, que finaliza a finales de junio, con el objetivo de que esta presente un nuevo texto de agricultura ecológica antes de ser relevada por Estonia.

La propuesta, presentada por la CE en 2014, busca revisar la legislación actual de producción y etiquetado ecológicos con el objetivo de garantizar la libre competencia, prevenir el fraude y las prácticas desleales y reforzar la confianza del consumidor. Desde noviembre de 2015 se han producido 17 trílogos sin acuerdo.

La Comisión propuso dar “más tiempo a los países” para analizar los dos principales escollos, las sustancias no autorizadas y el uso de invernaderos para producción ecológica, que bloquean el acuerdo.

“La solución es dar más tiempo a estos problemas, esperar un poco para ver a qué están dispuestos los países en lugar de echar por tierra el trabajo, y avanzar en otras cuestiones menores de la propuesta”, añadió Hogan en una rueda de prensa durante el encuentro.

Los países no logran ponerse de acuerdo, entre otras cuestiones, sobre la posibilidad de establecer un umbral de residuos de pesticidas para poder certificar los alimentos como “bio”.

Se apuesta por la salida de consenso de siempre: que cada país aplique sus propios umbrales de pesticidas

Hogan estimó que los países pueden “seguir aplicando, a través de su legislación nacional, sus propios umbrales” con la idea de que la CE haga una nueva propuesta en un plazo de tres años una vez entre en vigor el nuevo reglamento y dar así más tiempo a la resolución de las divergencias.

Sobre el uso de invernaderos, el debate puso de manifiesto “una brecha aún mayor entre las distintas posiciones de los países”, admitió Hogan.

Por ello, sugirió “un compromiso” basado en una protección de los agricultores que produzcan en invernaderos, permitiéndoles mantener su producción por un periodo limitado de tiempo en el que la CE examinará con profundidad su compatibilidad “con los principios básicos de la agricultura ecológica”.

Durante su intervención en el debate, la ministra española de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, afirmó que España ha sido “flexible para seguir avanzando” y deseó que se logre “un consenso final”, “con garantías e información máximas para el consumidor”.

“Pedimos un último esfuerzo para conseguir un acuerdo satisfactorio en los próximos días” para la agricultura ecológica, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here