Tras las ayudas que por 60.000 euros beneficiaron en 2017 a 157 explotaciones de colmenas en León y Palencia a la hora de contar con pastores eléctricos contra los osos pardos, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha “ajustado” las bases de la convocatoria para amparar a más productores.

En primer lugar, la Consejería, según la orden que lunes 21 de mayo publica el boletín oficial de la Comunidad y recogido por Efe, se introduce la posibilidad de subvencionar un pastor eléctrico a aquellas explotaciones que, teniendo menos de 40 colmenas, se distribuyan en más de un asentamiento, excepto si a dicha explotación se le ha subvencionado en los diez años anteriores a la presentación de la solicitud.

En segundo lugar, se añade un nuevo criterio de selección que permite puntuar a los asentamientos ubicados en términos municipales con ataques producidos en los dos años anteriores a la presentación de la solicitud.

Finalmente se introducen una serie de modificaciones relativas al procedimiento administrativo, de manera que sean los Servicios Territoriales de Medio Ambiente los órganos instructores del mismo, modificándose asimismo la composición de la comisión de valoración. Igualmente se establece que sean los citados Servicios Territoriales quienes comprueben la debida justificación presentada por los beneficiarios.

Las ayudas se dirigen a los asentamientos colmeneros que se ubiquen en la zona de asentamiento del oso en Castilla y León

En 2017, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente subvencionó con hasta con 360 euros cada “pastor eléctrico” que los apicultores de Castilla y León instalaron para proteger las colmenas de los osos.

Los “pastores eléctricos” son unos cables de bajo voltaje que funcionan con batería y que provocan calambres a los osos cuando los tocan, lo que impide los ataques a las colmenas de abejas.

Las ayudas se dirigen a los asentamientos colmeneros que se ubiquen en la zona de asentamiento del oso en Castilla y León, y hasta ahora sólo se subvencionará la adquisición de pastores eléctricos para explotaciones de al menos 40 colmenas, salvo que se trate de una explotación con un único asentamiento.

Estas ayudas se establecen para evitar agravios comparativos entre las colmenas que están en zonas con presencia del oso pardo y las que estén fuera, y para minimizar el daño que esa especie pueda causar a las explotaciones apícolas de la comunidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here