Un niño de cuatro años, vecino de Coria del Río (Sevilla), ha muerto ese sábado 19 tras ser alcanzado por un disparo durante una cacería que se celebraba en una finca de localidad sevillana de Guillena.

El suceso se ha producido minutos antes de las 11.30 horas, cuando un testigo ha indicado al teléfono único de emergencias que un menor había resultado herido por un disparo en una cacería, según ha informado el servicio de coordinación de emergencias 112 Andalucía.

Aunque inicialmente se ha informado de que el fallecimiento se había producido en una finca de Burguillos, finalmente las fuentes han informado de que el coto, llamado La Lapa, se encuentra en término de Guillena, en las primeras estribaciones de la sierra norte de la provincia de Sevilla.

El cuerpo del menor presentaba un único disparo

El centro coordinador ha avisado a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), a la Guardia Civil y a la Policía Local, además de enviar un helicóptero al lugar de los hechos para trasladar al menor, que finalmente fue llevado por las propias personas que se encontraban en la finca al centro de salud de Burguillos, el más cercano al coto, a 12 kilómetros del lugar del suceso, mientras que el de Guillena se encuentra a 21.

Los médicos del centro de Salud de Burguillos han intentado reanimar al niño durante dos horas, sin que haya sido posible salvar su vida debido a la gravedad de las heridas que padecía tras el disparo recibido.

Fuentes cercanas al caso han informado de que la Guardia Civil se encarga de la investigación del suceso, sobre el que el juzgado de guardia de Sevilla ha decretado el secreto de sumario.

El cuerpo del menor, que presentaba un único disparo, ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Sevilla para que le sea practicada la autopsia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here