El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado el papel de “actor principal” que debe jugar la agricultura en España ante desafíos como la lucha contra el cambio climático, la preservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible, según ha defendido en la inauguración de la “III Escuela de Verano Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno”.

Ante estos retos, Planas ha expresado el compromiso del Ministerio para lograr el “objetivo común” de alimentar a la sociedad produciendo alimentos “de una manera respetuosa con el medio ambiente y, por ende, con el clima”.

Innovación, Investigación y sostenibilidad ambiental, son las principales líneas en las que se debe incidir, según ha señalado Planas durante la inauguración de la “III Escuela de Verano Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno” que se desarrolla hasta el miércoles en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, que aborda en esta edición “Una nueva estrategia de agricultura, clima y medio ambiente”.

Para Planas, es preciso que aumente la inversión en investigación e innovación para mejorar la calidad de los productos y la sostenibilidad de las producciones; y ha afirmado que la innovación será una de las prioridades de las políticas agrarias.

Planas defiende que en reforma de la PAC  “se prevé el desarrollo sostenible de la agricultura de la UE”

Y ha considerado que en materia de sostenibilidad ambiental el Ministerio trabajará para diseñar medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y la de gases procedentes de fuentes agrarias (como el amoniaco); avanzar en el ahorro del agua; proteger el suelo agrícola incentivando el depósito de carbono orgánico; y desarrollar una gestión forestal sostenible salvaguardando la biodiversidad y el paisaje.

Además, ha enfatizado que en el proyecto de la Política Agraria Común (PAC) post 2020 que ha presentado la Comisión Europea y que contempla un presupuesto de 365.000 euros para el septenio 2021-2017 “se prevé el desarrollo sostenible de la agricultura de la UE”, con la ambición de liderar la protección medioambiental y la lucha contra el cambio climático, con un sector agrícola “inteligente, resiliente, sostenible y competitivo”.

El ministro ha destacado en su intervención en la Escuela de Verano que el sector agrario es “esencial” para España, donde casi la mitad de su superficie está dedicada a esta actividad, que representa cerca del 10 por ciento del PIB nacional y ocupa a más de 2,4 millones de personas.

Además, ha apuntado que España es la octava potencia agroalimentaria mundial, con una facturación anual en torno a los 100.000 millones de euros, de los cuales solo las exportaciones superan los 50.000 millones.

En este contexto, Planas considera que España tiene “muchas y buenas” perspectivas de futuro y aunque, en conferencia de prensa, ha considerado que “somos altamente competitivos”, también ha hecho hincapié en que “no hay que dormirse en los laureles”.

Al respecto, ha indicado que la competitividad “no se mejora solo con leyes, sino con apoyos concretos, investigación e innovación”, factores que, en su opinión, puede aportare un “valor diferenciador” al sector agrario español.

Pero también ha reconocido que hay que otros asuntos a los que hay que hacer frente como al hecho de que del conjunto de la población rural de España solo un 6 por ciento es menor de 35 años, un “fenómeno de envejecimiento” al que hay que sumar otro de “masculinización”, porque “solo una de cada cuatro personas es mujer”, lamenta el ministro.

En este sentido, Planas ha considerado en esta Escuela de Verano que para el Ministerio merece una “especial atención” los pequeños agricultores, los jóvenes y las mujeres que, en su opinión, probablemente serán los “principales agentes del cambio” que augura que se va a producir en el medio rural porque el avance de la digitalización y las nuevas tecnologías, en su opinión, llevará a “una agricultura más inteligente, tecnificada, rentable y sostenible”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here