Las perspectivas de la nueva campaña remolachera auguran un mal porvenir para los cultivadores, que al desastre de la campaña pasada, que todavía no ha terminado en La Bañeza, sumarían una nueva pérdida de rentabilidad, según denuncia la UCCL.

La segunda parte de la campaña remolachera en La Bañeza está siendo un varapalo importante para los cultivadores, Azucarera está aplicando descuentos que llegan a alcanzar hasta el 61%, con riquezas en algunos casos del 12,7.

Muchas remolachas han rebrotado y se han quedado sin riqueza, y a las fechas que estamos sólo el 40% de la superficie está sembrada para la nueva campaña remolachera que ahora se inicia.

Desmienten el rumor de que se va a considerar el año pasado como año de incumplimiento si no se sembró o alcanzó la superficie del contrato

Para la organización, “Azucarera ha decidido una forma de gestionar el cultivo que acabará arruinando a los cultivadores leoneses. En un principio pareció que traían aires de cambio pero nos hemos topado con una pared que toma decisiones de forma unilateral y mucho nos tememos que el descenso de superficie sembrada en esta campaña va a ser muy importante. Hay pueblos enteros que todavía no pueden entrar en las tierras y acabarán optando por otros cultivos como el maíz, menos arriesgado y con una mínima garantía de rentabilidad”.

La industria está animando a los cultivadores a que siembren “pero las circunstancias climatológicas en esta campaña remolachera no lo están permitiendo, y sembrar ahora significa alcanzar producciones tan pobres que no permiten cubrir costes. Por otra parte, es importante informar a los cultivadores de que el rumor que se está difundiendo sobre que se va a considerar el año pasado como año de incumplimiento si no se sembró o alcanzó la superficie del contrato agroambiental de remolacha, es falso”.

Así la Orden AYG 541/2107 de 30 de junio, establece excepciones al cumplimiento de obligaciones y criterios de admisibilidad por la sequía, entre otras a las medidas de agroambiente y clima, que implican que no se considere año de incumplimiento el 2017.

“Nos estamos jugando el futuro de la remolacha, y aunque todos dicen apostar por este cultivo que fue ‘la estrella’, nadie hace nada. La Consejería se queda de perfil. Todavía estamos esperando la convocatoria de la Mesa del Azúcar. Y si la Industria no quiere desmantelar el sector debe contar con los cultivadores y garantizar la rentabilidad de las explotaciones vía precio”, finaliza la nota de UCCl.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here