Tras varios meses de asaltos constantes al vino español, parece que en Francia comienza la ‘campaña’ de verano y los asaltos se empiezan a concentrar ahora en la frutas y hortalizas. Y menos de un mes después del encuentro entre los Gobiernos de Francia y España y cuando se cumplen unos pocos días desde la última reunión del comité que trata de poner en común los problemas del sector hortofrutícola de Francia, España e Italia, agricultores franceses han vuelto a llevar a cabo un ataque contra las producciones españolas.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha condenado duramente la acción y ha mostrado su frustración. “Pedimos que los ataques fueran cosa del pasado y sin embargo vemos que están de plena actualidad”, han señalado.

Los agricultores franceses protestan porque las mercancías españolas llegan sin precio y sin contrato, la principal queja de los agricultores españoles

El ataque se ha producido esta madrugada del miércoles 21, cuando una veintena de agricultores franceses han lanzado decenas de toneladas de melocotones, nectarinas y albaricoques delante de una tienda Leader Price que se encuentra en las proximidades del mercado mayorista de Saint Charles, a las afueras de Perpignan.

Los agricultores franceses protestan porque las mercancías españolas llegan sin precio y sin contrato a su mercado. Precisamente la principal queja de los agricultores españoles, que demandan desde hace años un contrato obligatorio y homologado para vender su fruta. Se estaría produciendo, a juicio de UPA, la “paradoja absurda de agricultores a uno y otro lado de los Pirineos luchando entre sí, cuando los culpables –y principales beneficiarios- serían los intermediarios y la distribución”.

UPA ha exigido al Ministerio de Agricultura una protesta diplomática formal por este nuevo ataque y una reunión urgente, en el seno de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), para promover el fin definitivo de la venta a resultas –en la que el agricultor entrega el producto sin saber cuánto va a cobrar- tanto en las operaciones nacionales como en las de exportación.

También han requerido a las autoridades francesas que persigan, tal y como se han comprometido en diversas ocasiones, este tipo de acciones. Así mismo, han apelado a la Unión Europea, para que vele por la libre circulación de mercancías, un derecho básico europeo que se está viendo “continuamente cercenado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here