La conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha instado al Ministerio de Agricultura y Pesca, Medio Ambiente y Alimentación a rebajar los módulos publicados en la Orden HFP/1823/2016, con el fin de recoger el efecto que las circunstancias excepcionales de sequía, heladas, pedriscos, viento y demás meteoros acontecidos en 2017 han producido en las actividades agrícolas y ganaderas de la Comunitat Valenciana.

En una carta remitida al Ministerio y a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, se incluía un informe técnico elaborado a partir del trabajo conjunto entre la conselleria, a través del personal de sus oficinas comarcales, las principales organizaciones agrarias y el sector cooperativista, con quienes se ha consensuado y mantenido numerosas reuniones con el fin de reflejar de la manera más exacta posible la situación durante todo el 2017 y poder rebajar la presión fiscal a los afectados.

Esta información ha sido contrastada con los informes y tasaciones de siniestros de Agroseguro, con la información de la Agencia estatal de meteorología (AEMET) y de la red SIAR de la Comunitat Valenciana.

El informe incluye datos estadísticos sobre las circunstancias meteorológicas de 2017, la reducción de los rendimientos detectados en determinados cultivos, con especial atención al olivar, almendro, cerezo, viñedo de vinificación, algarrobo, caqui, cítricos y fruta de hueso, entre otros, teniéndose en cuenta incluso el incendio forestal de Gátova.

Este documento, disponible en el siguiente enlace de la web de la conselleria http://www.agroambient.gva.es/documents/162218839/165172625/Informe+Modulos+2017ENVIOweb.pdf/11769724-6079-4794-9042-44ce5f31ebd6, recoge la información necesaria, con detalle de cada municipio y cultivo, para que el Ministerio pueda tomar la decisión de rebajar los índices de rendimiento neto (módulos) en la misma proporción que se ha reducido el porcentaje de rendimientos.

La Unió reclama medidas para paliar pérdidas de 300 millones por la sequía

Por su parte, la Unió de Llauradors ha solicitado este miércoles, en el transcurso de una reunión mantenida en el Ministerio de Agricultura, medidas “urgentes y efectivas” que sirvan para compensar los más de 300 millones de euros en pérdidas causadas por la sequía durante los últimos meses en la Comunitat Valenciana.

La Unió ha pedido que se pongan en marcha los mecanismos permitidos por la Unión Europea y se otorguen las ayudas directas de mínimos a todos los agricultores y/o ganaderos profesionales para compensar, al menos, parcialmente, los daños causados por la ausencia de precipitaciones en sus explotaciones.

Han pedido que se incremente el tope máximo por explotación de 15.000 euros que permite la Unión Europea (UE), en función de las unidades productivas de superficie o ganado de cada explotación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here