El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se regula la concesión de ayudas de la Política Agrícola Común, para su aplicación a partir de 2019. Entre las novedades introducidas para la próxima campaña, destacan los aspectos relacionados con la prevención de posibles abandonos en las superficies de pastos, los ajustes derivados de la declaración gráfica en superficies comunales o la flexibilización de determinados aspectos de las ayudas asociadas. Y también se introduce una nueva especie, la Crotalaria juncea L., en la lista de cultivos fijadores de nitrógeno que pueden servir para cumplir con los requisitos del pago verde y se incluyen novedades relacionadas con la aplicación de purines.

En el ámbito del pago verde, la “Crotalaria juncea L.” puede ser declarada como cultivo fijador de nitrógeno, a fin de cumplir con el porcentaje de superficie destinado a las superficies de interés ecológico.

La Crotalaria juncea es un cultivo con doble aptitud: la de abono verde y la forrajera

La Crotalaria Juncea L. es un nuevo cultivo introducido en España por la empresa Efecto Soluciones S.L.  con el propósito de generar alternativas a los agricultores Españoles y tiene como otras aptitudes la incorporación de altos volúmenes de materia organica por hectárea  aumentando  la porosidad,  aireación del suelo, su capacidad de retención de agua y fertilidad. Además  de destacar por su función nematicida, eliminando porcentualmente los nematodos fitoparasitos del suelo.

La Crotalaria juncea incorpora materia orgánica natural no contaminada por semillas de malezas como ocurre con los estiércoles que se emplean de granjas. Destaca su capacidad de fijación de nitrógeno atmosférico, pudiendo acumular hasta 201,6 kg. de nitrógeno por hectárea, proporcionando nitrógeno residual al cultivo que le sigue.

Además, dado que Crotalaria juncea es resistente al nematodo del nudo radical, su adición en la rotación de cultivos comerciales susceptibles a los nematodos beneficia sustancialmente a  estos cultivos comerciales al reducir la presión de los nematodos (efecto de arrastre). Por último, mejora la textura en las tierras arenosas consiguiendo más cuerpo por lo que los abonos y las aguas están más tiempo a disposición de los cultivos venideros, y en tierras fuertes, dejándolas más huecas, por lo que conseguimos que no tengan tanto poder de compactación.
El éxito de Crotalaria juncea no reside solo aquí. Crotalaria juncea L. es un cultivo con doble aptitud: la de abono verde ya referida y la forrajera. Crotalaria juncea nos aporta un forraje de altísima calidad. Al ser un cultivo de la familia de las leguminosas tiene un poder proteico muy alto, consiguiendo porcentajes de proteínas elevados (entre el 18% y 22 %). Otro aspecto a destacar es su apetencia para los animales, teniendo una palatabilidad fantástica para todas las especies, característica de gran relevancia al disminuir considerablemente el porcentaje de mermas de  los forrajes en la alimentación animal, lo que incide directamente en la rentabilidad de la explotación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here