La organización agraria UPA ha recomendado a los productores extremar las precauciones en relación con la xylella fastidiosa, tras detectarse 92 resultados positivos en material vegetal de las Islas Baleares.

Fuentes de UPA han apuntado a Efeagro que el agricultor debe exigir el pasaporte sanitario en cualquier adquisición de plantas, puesto que “eso asegura que esas plantas están garantizadas y controladas en vivero por la consejería encargada de la sanidad vegetal”.

En el caso específico de los cítricos, “se puede pedir incluso que la planta esté certificada”, han especificado.

Asimismo, desde la organización han recomendado a los agricultores observar atentamente sus plantaciones y, “ante cualquier sintomatología compatible con la enfermedad de la xylella, lo comuniquen de inmediato a los servicios oficiales competentes en cada región”.

En Baleares se pasa del protocolo de “erradicación” al de “contención” que conlleva eliminar las plantas infectadas

Mientras tanto, el consejero balear de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, presentaba este martes 24 al sector un borrador de resolución por la que se declara la existencia de la plaga de la xylella fastidiosa (Wells et al.) a todo el territorio de las Islas Baleares, que tendrá la consideración de zona demarcada, tras detectarse los 92 resultados positivos en Mallorca e Ibiza.

Esta Resolución comportará el cambio del protocolo de “erradicación” -que se aplicó en el primer brote detectado en Porto Cristo, confirmado en noviembre de 2016- al de “contención”, que conlleva que se deben eliminar las plantas infectadas y no todos los posibles huéspedes, que son más de trescientos, según un comunicado.

La Consejería ha recordado que en 2015 entraron en vigor las medidas de control de la Unión Europea y el Gobierno en materia de Xylella fastidiosa, de la que se han derivado recogidas y análisis de muestras.

Tras las prospecciones realizadas, hay 71 positivos confirmados en Mallorca y 21 en Ibiza (donde se han eliminado 10 árboles del jardín del Consejo Insular), tanto de la subespecie “fastidiosa” como de la “multiplex”.

Además, en Menorca “se ha constatado la existencia de acebuches con síntomas visuales similar a los de afección por la bacteria mientras que Formentera no presenta ninguna afección”.

La resolución autonómica y la orden ministerial del 21 de enero pasado -que impedía la salida de las Islas de vegetales para la plantación, excepto semillas- según ha afirmado la Consejería, “no implican consecuencias prácticas ni económicas graves para el sector sino que las minimizan, ya que Islas Baleares es importadora de material vegetal vivo, no exportadora” y “tampoco afectan el tráfico ni la comercialización entre islas”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here