La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Govern balear ha sancionado a la empresa Agroforest con 50.000 euros de multa y la restauración del medio por la tala de 1.641 encinas sin autorización, con fines comerciales y que ha afectado a 25 hectáreas en una finca del municipio mallorquín de Bunyola. En la acción, calificada como grave, incide la intencionalidad y la reiteración de la infracción, destaca en un comunicado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca.

Según detalla, un agente de medio ambiente constató los hechos en marzo de 2015, cuando encontró a dos trabajadores de la citada empresa cortando encinas sin autorización y contabilizó 181 pies talados.

Ante la gravedad de los hechos, el agente decomisó y dejó en depósito los restos de madera y las ramas de encina que se encontraban en la zona afectada. Cinco días después constató que se habían talado más encinas, y en visitas posteriores se llegaron a contabilizar 1.641 pies arrancados en total.

La empresa sólo tenía una solicitud para talar 180 encinas y tenía el visto bueno para dos talas directas de 35

Parte de la madera cortada ya se había retirado y se comprobó que se había vendido a un mayorista de madera: 240 toneladas a un precio de venta estimado de 28.710 euros. A ello se añade la tasa de 160 euros que se ahorró el infractor que hubiera tenido que abonar, en caso de que hubiera solicitado autorización para este aprovechamiento forestal.

La empresa responsable no disponía de ningún permiso, aunque había tramitado una solicitud para talar 180 encinas y tenía el visto bueno para dos talas directas de 35 de ellas y 32 pinos, no relacionadas con la zona objeto de la denuncia. En 2012 también había recibido la autorización para cortar 250 pies de encina.

La zona está clasificada como zona de especial protección para las aves (ZEPA) y forma parte del Paraje Natural de la Serra de Tramuntana como de uso limitado por su Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN).

Es también un área natural de especial interés de alto nivel de protección (AANP), según el Plan Territorial Insular de Mallorca, y está clasificada como área de prevención de riesgos (APR) de erosión, desprendimientos e incendios.

Forma parte además de los encinares protegidos por el Decreto 130/2001, de 23 de noviembre, por el cual se aprueba la delimitación a escala 1:5.000 de las áreas de encinar protegido.

Por eso, y para valorar el perjuicio al medio, se han tenido en cuenta la incidencia de los hechos sancionados en la pervivencia y la estabilidad de la masa forestal, los riesgos de erosión y de incendio, así como el impacto sobre las especies que motivaron que esta zona formara parte de una ZEPA.

Dado que los daños significativos en el medio natural producidos por la tala de encinas sin autorización están acreditados y que esta actividad se llevó a cabo con finalidades comerciales, la infracción se ha calificado como grave.

Teniendo en cuenta, además, la intencionalidad y la reiteración del incumplimiento de las medidas cautelares impuestas del cese de la tala, la zona protegida donde ha tenido lugar, la falta de colaboración con la Administración y la no adopción de medidas correctoras que minimicen los efectos perjudiciales sobre los recursos naturales, la multa se ha fijado en 50.000 euros.

Además, Agroforest, SL, como infractora, tendrá que reparar el daño causado o bien abonar el coste de reparación en la Administración, para que lo haga de manera subsidiaria.

(Fotos: Archivo. Recurso)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here