UPA Andalucía ha mantenido reuniones con la Consejería de Agricultura y el resto de entidades relacionadas con el sector algodonero para tratar los requisitos y las condiciones de cultivo necesarias para poder percibir el pago específico al cultivo del algodón para la campaña 2019/20, donde ha detectado parte positivas y otras negativas que ahora quiere remendar, como el incremento de los rendimientos mínimos para acceder al pago específico.

En ellas, la organización agraria ha mostrado su conformidad con algunas de las propuestas de alegaciones planteadas pero, sin embargo, es contraria a otras. Estas alegaciones a la orden nacional, serán presentadas por la Consejería de Agricultura al Ministerio que, en última instancia, tiene la potestad de admitirlas o rechazarlas.

Se puede abrir la puerta a percibir también el pago específico las superficies no contempladas en esos años de referencia

Entre las alegaciones UPA Andalucía aprueba, se encuentra la dirigida a los jóvenes agricultores que permite que sus parcelas sembradas de algodón sean elegibles para el pago de la ayuda. Hay que aclarar que, en la actualidad, lo perciben aquellas parcelas en cuyas superficies agrícolas se haya sembrado algodón al menos una vez durante las campañas 2000/2001, 2001/2002 y 2002/2003.

De admitirse esta alegación, a partir de la próxima campaña, percibiría también el pago específico las superficies no contempladas en esos años de referencia. Es necesario que hayan sido sembradas de algodón y declaradas en la Solicitud Única 2019 por titulares que se hayan incorporado por primera vez a la actividad agraria en alguno de los cinco años anteriores a la fecha de finalización del plazo de presentación de la Solicitud Única 2019 como jóvenes agricultores.

Además, se tendrían que cumplir dos requisitos adicionales: por un lado, las parcelas deben estar situadas en municipios en los que se haya sembrado algodón en alguna de las campañas de los años de referencia mencionados, y por otro, la superficie no podrá exceder las 10 hectáreas por titular joven.

UPA Andalucía ha puntualizado sobre esta alegación y así lo ha transmitido a la administración, que “debe quedar expresamente recogido que mientras la titularidad de estas parcelas sean de un joven agricultor, podrá percibir el pago específico del algodón pero, en ningún momento, esta superficie adquiere ningún derecho como superficie de referencia o elegible si el joven agricultor deja de ejercer la actividad o si la superficie es transmitida a un agricultor que no sea joven”, explica la organización agraria. Respecto a esta propuesta, UPA Andalucía apunta también que “guarda una estrecha relación con las políticas de incorporación de jóvenes y de relevo generacional en el sector agrario reivindicadas históricamente desde nuestra organización”.

Rechazo a la condición de tener que depender para cobrar de los rendimientos mínimos

Sin embargo, UPA se ha mostrado contraria a la propuesta de la Consejería de incrementar los rendimientos mínimos exigidos para percibir la ayuda, pasando de los actuales 1.000 kg/Ha en regadío y 500 kg/Ha en secano hasta los 2.000 kg/Ha en regadío y 800 kg/Ha en secano.

Desde la organización agraria aclaran que lo que debe ir por delante es la defensa de la agricultura productiva, y se muestran rotundamente en contra de los agricultores que pretenden obtener ayudas sin producir. Pero sin embargo, los motivos por los que se oponen a esta propuesta de modificación son fundamentalmente dos:

Uno de los motivos es que se puede ver comprometido el cobro de la ayuda por no reunir el rendimiento mínimo exigido para aquellos agricultores que hacen bien su labor pero que se vean afectados por un evento ajeno a ellos: motivos climáticos, edafológicos, de semilla, plagas, enfermedades, calidad del agua, etc.. Para estos casos, y según el artículo 17 del Real Decreto 1076/2014, se podría considerar causa de fuerza mayor o dificultades excepcionales el no obtener ese rendimiento mínimo, pero tendrían que ser daños generalizados y quedaría siempre a interpretación de la administración el considerarlos, dándose a veces situaciones adversas puntuales solo a un determinado agricultor.

El otro motivo de rechazo a estos rendimientos mínimos es que desde UPA Andalucía entienden que la administración dispone de herramientas para controlar a los agricultores que ejercen su labor indebidamente sin que haya que elevar los rendimientos de forma desmesurada. Una de esas medidas son los controles administrativos dirigidos, en lugar de aleatorios, como se ha hecho hasta la fecha. Dichos controles se realizarán a través de la herramienta ´Monitoring´, que pondrá en marcha la administración esta campaña. Mediante imágenes satélites, esta tecnología permitirá hacer una curva tipo del estado medio fenológico del cultivo y, todos aquellos algodones que estén por debajo de ese valor medio (con un umbral de tolerancia), harán saltar una alerta para proceder a su inspección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here