Aunque todavía quedan algunas semanas para el inicio de la recolección de la almendra, ASAJA Almería prevé una cosecha bastante desigual en la provincia, lo que apunta a que se situará en unos niveles de producción medios.

Y es que según ha podido constatar la organización, que ha estado visitando algunas explotaciones ubicadas en Los Vélez, las diferencias entre zonas son bastante evidentes, así, por ejemplo encontramos zonas dentro de la propia comarca de Los Vélez (que es donde se concentran la mayor cantidad de almendros) en las que existe una muy buena cosecha, con bastante producción, y en cambio otras en las que debido al granizo caído en el mes de mayo, la cosecha se ha perdido.

La sequía ha afectado al desarrollo del fruto, dejándolo inservible, ya que los árboles presentan un importante estrés hídrico

“En municipios como Oria o Chirivel nos hemos encontrado con una buena cosecha de almendra, con bastante más producción que el año pasado. Lo mismo ocurre en la comarca de Nacimiento, en municipios como Fiñana o Abrucena, donde la ausencia de heladas en primavera permitirá a estos agricultores tener una buena cosecha, en cambio en puntos del Almanzora (que es la otra gran zona productora) como Albox, Olula o Serón hay fincas con una merma importante”, señala Adoración Blanque, Secretaria General de ASAJA-Almería.

ASAJA señala que uno de los factores que más está afectando a la cosecha desigual de almendra almeriense es la sequía, que se viene prolongando en los últimos años y que ha afectado al desarrollo del fruto, dejándolo inservible, ya que los árboles presentan un importante estrés hídrico con lo que en zonas, sobre todo en el Almanzora, la escasez de cosecha en el árbol hace que las previsiones no sean muy buenas, y es que incluso en aquellas zonas en las que sí hay buena producción, existe todavía mayor necesidad de agua ya que queda aún mucho fruto por terminar de desarrollarse. “Tenemos que tener en cuenta que la gran mayoría de nuestros almendros están en régimen de secano y las precipitaciones no han sido suficientes, por lo que ni nevadas ni lluvias han dado un aporte suficiente a los árboles y el rendimiento sigue siendo escaso”, aseguran ante esta desigual cosecha.

Almería con más del 30% de la superficie andaluza de almendro representa apenas el 13% de la producción debido a los bajos rendimientos de las plantaciones, que dependen de unas precipitaciones que son tradicionalmente escasas y que en los últimos años se han visto muy perjudicadas por la sequía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here